Madre trabajadora
Imagen de una futura madre durante una ecografía.

La deuda de las administraciones autonómicas con las empresas de tecnología sanitaria asciende a 1.330 millones de euros, con un plazo medio de pago de 191 días, según ha denunciado este jueves la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Según ha informado la Fenin en un comunicado, estos datos corresponden a las facturas impagadas a fecha de 30 de septiembre de 2014. Desde la última fase del plan de pago a proveedores correspondiente al pasado mes de febrero, según esta federación, los plazos medios de pago están empeorando.

Fenin muestra su preocupación por el incremento de las facturas pendientes de cobro de algunas comunidades autónomas como Aragón (43,5%), Extremadura (53,7%) y, especialmente, Madrid, con un incremento del 288% desde el pasado mes de febrero.

Por contra, Andalucía es de las comunidades que, desde ese mismo mes, mantiene prácticamente estables tanto el volumen de facturas adeudadas como los plazos medios de pago.

Millones de euros

En cuanto a la deuda, la Comunidad Valenciana debe a las empresas de tecnología sanitaria 235 millones de euros y su plazo medio de pago es de 352 días.

A continuación se sitúan Andalucía, con 227 millones y 189 días de demora en el pago; Madrid (190 millones y 209 días); Cataluña (116 millones y 191 días); Aragón (112 millones y 480 días); Extremadura (83 millones y 423 días), y Castilla y León (81 millones y 150 días).

Después se encuentran Galicia (64 millones y 144 días); Baleares (56 millones y 310 días); Castilla-La Mancha (51 millones y 150 días); Canarias (33 millones y 100 días); País Vasco (23 millones y 52 días); Murcia (22 millones y 93 días); Asturias (18 millones y 86 días); Cantabria (10 millones y 98 días); Navarra (5 millones y 37 días), y La Rioja (3 millones y 78 días).

Por último, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla adeudan un millón de euros entre las dos, con un plazo medio de pago de 56 días.

La Fenin representa a más de 500 empresas fabricantes y distribuidoras en España, que constituyen más del 80 por ciento del volumen total de negocio.