El Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria ha condenado a dos jóvenes a cuatro años y cuatro meses de prisión por el intento de atraco de una joyería en Vitoria, en la encañonaron con una pistola y agredieron a la persona que atendía el establecimiento. Asimismo, deberán indemnizar a la víctima con 16.015 euros.

Los hechos se produjeron el 23 de marzo del pasado año, cuando, según recoge la sentencia, los acusados, un hombre de 25 años y una mujer de 21, ambos nacidos en República Dominicana, se dirigieron al establecimiento "actuando de común acuerdo y en ejecución del plan previamente concertado con, al menos, otra persona, con la intención de obtener un inmediato beneficio patrimonial".

Según explica la resolución judicial, que tiene carácter firme, mientras uno de ellos se interesaba por unas gargantillas y sortijas de oro, el otro accedió al local y se acercó a la persona que le estaba atendiendo, encañonándole con una pistola semiautomática detonadora, marca Bruni. Seguidamente, le apuntó al corazón y le amenazó con matarle si gritaba o hacía algún movimiento.

Sin embargo, la víctima trató de forcejear, por lo que ambos le empujaron hasta el aseo del local, donde, sin que los ladrones se percataran, accionó la alarma de atracos que se encontraba camuflada en este lugar. La empresa de seguridad con la que tenía contratada la alarma alertó a la Ertzaintza y varios agentes se personaron en el lugar minutos después.

AGRESIÓN

Mientras tanto, uno de los atracadores disparó un cartucho al aire "con ánimo de amedrentar" al empleado y le propinó "multitud" de golpes en la cabeza con la culata de la pistola, pese a "las súplicas para que se llevaran lo que quisieran y no le hicieran daño". Después la ataron con unas bridas los pies y las manos y le taparon la boca con cinta americana. La víctima pudo observar que, dentro de un bolso, los acusados habían introducido las joyas que les había mostrado.

Poco después, los ladrones se percataron de que la policía se encontraba en el exterior del local y trataron de huir por una trampilla del techo con las joyas. Sin embargo, al no encontrar la vía de escape y ante inminente entrada de los agentes, escondieron el bolso en una papelera del baño, dejaron la pistola en el lavabo y uno de ellos se escondió en la zona genital una cadena de oro.

Poco después los policías lograr acceder a la joyería tras derribar la puerta de acceso y detuvieron a los acusados. Los agentes hallaron a la víctima en el baño sentada en una silla, amordazada y atada con las bridas, y con un "abundante" sangrado en la cabeza. En el lavabo, localizaron la pistola, sin cargador, y un móvil desmotado, así como el bolso con una bandeja de sortijas de oro y un juego de pulsera y gargantilla de oro, oculto en la papelera. En un registro corporal, encontraron, entre otras pertenencias, la cadena de oro.

Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió traumatismo craneal, hematoma periorbitario en ambos ojos, cefalea parietal derecha "casi constante", sensación de mareo y embotamiento, múltiples heridas inciso-contusas en la cabeza y el dorso de la nariz, contusiones, erosiones y hematomas en cuello, dorso de la mano y ambas muñecas, así como en el hombro y la rodilla.

Los dos acusados han sido condenados como autores penalmente responsables, con la agravante de abuso de superioridad y de ensañamiento. En concreto, se les impone una pena de un año y cuatro meses de prisión por un delito de robo con violencia, así como una pena de tres años y seis meses de prisión por un delito de lesiones con uso de objeto contundente, con inhabilitación del derecho de sufragio pasivo.

Además, en concepto de responsabilidad civil, los condenados deberán abonar conjunta y solidariamente la cantidad de 6.480 euros por las lesiones, 6.553 por las secuelas y 3.000 euros por daños morales, más intereses.

Finalmente, se les prohíbe acercarse a menos de 200 metros de la víctima, su domicilio y lugar de trabajo, y comunicarse con él durante ocho años.

Consulta aquí más noticias de Álava.