La Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos) ha conseguido la identificación, mediante técnicas de ADN, de los restos de Nicasio Urbina Fernández, natural de Anchuras (Ciudad Real), tras la exhumación de la fosa de esta localidad burgalesa, llegando así a 16 los restos de presos castellano-manchegos que han sido identificados en este lugar.

Según ha informado la Asociación —que ha explicado que en este lugar hubo una prisión entre 1938 y 1943 y murieron más de 150 personas, de los cuales 61 eran de Ciudad Real—, Nicasio Urbina fue sometido a juicio sumarísimo en Ciudad Real y trasladado en vagones de ganado a Burgos, desde donde en camiones los llevaban hasta Valdenoceda.

Nicasio estaba casado y en Anchuras viven sus nietas y un sobrino, que donó en abril una muestra de saliva, que ha sido fundamental para la identificación. Nicasio murió en la prisión de Valdenoceda el 16 de abril de 1941.

En la prisión, que estuvo abierta desde finales de 1938 hasta agosto de 1943, murieron oficialmente 154 personas, que fueron enterradas bien en el cementerio viejo (11), en plena calle (2) o en un solar de Instituciones Penitenciarias (141).

La Agrupación, que se constituyó formalmente en 2005 y que inició en 2007 los primeros trabajos de exhumación, ha conseguido exhumar a un total de 116 restos, ha podido contactar con 101 familias de toda España y ha identificado 51 restos.