Rodrigo Rato
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su llegada a la Audiencia Nacional Kiko Huesca / EFE

El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato ha presentado este miércoles un aval bancario para hacer frente a la fianza de tres millones que le impuso el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu para garantizar su responsabilidad civil en el caso de las tarjetas "opacas", según fuentes jurídicas.

El también expresidente de Bankia ha evitado así el embargo de sus bienes, si bien el aval, que le fue concedido el pasado viernes, le supone tener que pagar intereses a la entidad que se lo dio. Así, por ejemplo, abonaría 450.000 euros al año sólo en intereses si la comisión fuera del 1,5%. No obstante, el tipo aplicado a Rato será sensiblemente menor por la solvencia del exvicepresidente lo que podría permitirle comisiones más próximas al 0,3%, que son las que aplica la gran banca española a los mejores clientes. Eso rebajaría a 9.000 euros los intereses anuales del aval.

En el caso de su antecesor en el cargo, Miguel Blesa, el plazo se ha vencido sin que haya podido prensentar los 16 millones a los que ascendía su fianza a lo largo de este martes, cuando expira el plazo que el magistrado dio a ambos para depositar sus respectivas cuantías y no ser embargados.

Según fuentes consultadas, Blesa no había obtenido respuesta de Mapfre a última hora de la tarde de este miércoles. Tras un primer intento fallido para que fuera el magistrado el que requiriera a la aseguradora que pagara su fianza, el que fuera presidente de Caja Madrid optó por pedírselo por carta a la compañía al entender que la cobertura de responsabilidad civil forma parte de la póliza suscrita con Mapfre.

La aseguradora es la última esperanza del exbanquero, que días atrás constató que no dispone de la capacidad económica suficiente para reunir 16 millones de euros y que tendrá que enfrentarse al bloqueo de su patrimonio.

Inventario y bloqueo de bienes

El exbanquero entiende que la cobertura de responsabilidad civil forma parte de la póliza suscrita con Mapfre, aunque se arriesga a que la aseguradora pueda reclamarle los 16 millones en el futuro si es declarado culpable, ya que las pólizas la cubren, si se incluye en los contratos, siempre y cuando no haya existido una voluntad o dolo de provocar el daño.

Al no conseguir depositar su fianza, se iniciará el procedimiento previsto en la Ley de Enjuiciamiento Civil para iniciar el bloqueo de sus bienes. De esta forma, según lo establecido en el artículo 589 de la citada ley, el secretario judicial citará al imputado para que manifieste su inventario de bienes y derechos suficientes para cubrir la cuantía, precisando si tienen cargas y gravámenes y, en el caso de inmuebles, si están ocupados, por qué personas y con qué título.

El requerimiento se hará bajo la advertencia de que puede ser sancionado "por desobediencia grave" en caso de que no presente la relación de sus bienes, incluya algunos que no sean suyos o excluya otros que, siendo de su propiedad, son susceptibles de embargo o no desvele las cargas y gravámenes que sobre ellos pesaren. Además, el secretario podrá imponerle "multas coercitivas" periódicas si no responde a estos requerimientos.

Paralelamente, el propio Juzgado iniciará su investigación, acudiendo al denominado "punto neutro judicial", una herramienta que puso en marcha el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que permitirá al magistrado acceder mediante unas claves a toda la información patrimonial de Blesa, sus datos bancarios, bienes muebles e inmuebles o fincas.