El gobierno italiano está preocupado por el riesgo de sequía

  • Creen que los problemas se deben al malgasto de agua y no tanto a la falta de lluvias.
  • Podrían llegar a cortar el agua, reducir el suministro eléctrico y se teme por el abastecimiento en los mercados de productos agrícolas.
  • Marruecos, Australia y el centro de Europa viven una situación similar.
Italia, Marruecos, Australia y el centro de Europa son algunas de las zonas más amenazadas. (GOOGLEMAPS)
Italia, Marruecos, Australia y el centro de Europa son algunas de las zonas más amenazadas. (GOOGLEMAPS)
GOOGLEMAPS

España coge aire este año tras el acecho de la sequía durante los últimos veranos: la reserva de agua ya es mayor del 60% en los embalses nacionales, muy por encima de la capacidad de los dos últimos años.

Sin embargo, la escasez de precipitaciones comienza a ser un problema acuciante en otros países, especialmente en Italia.

El gobierno transalpino está preocupado ante la inminente sequía que amenaza el país, a expensas de la llegada del verano.

Desde el Ejecutivo están preparando un plan de ahorro de agua, conscientes del peligro de sequía en el país, donde el nivel del río Po ha bajado más de 80 cm en algunas regiones durante la última semana.

Si no aumentan las lluvias en Italia y prosiguen las altas temperaturas, las medidas gubernamentales podrían extremarse.

El gobierno cree que el problema no es la falta de precipitaciones, sino el malgasto de agua, por lo que en verano los italianos podrían sufrir cortes de agua, reducciones en el suministro eléctrico y dificultades de abastecimiento de productos agrícolas en los mercados.

También en Centroeuropa, Australia y Marruecos

La sequía, que ha dado un respiro a la península Ibérica, no ha hecho lo mismo con otros países, como el ya citado Italia, Australia, Marruecos u otras zonas de Europa central, como Hungría o la República Checa.

En el país africano ya se da por descontada la cosecha, ya que los cereales están en estado avanzado de cultivo, pero el impacto de la sequía ha provocado que el cultivo aprovechable esté un 50% por debajo de la media de los últimos años.

Más grave si cabe es la situación que padece el país oceánico, Australia, cuyos agricultores han recibido con estupor la noticia dada por su Primer Ministro, John Howard, en la que advertía de posibles reducciones en el regadío para la próxima temporada.

Las reducciones podrían ser extremas, llegando a prohibirlo totalmente en determinadas zonas.

Mientras tanto, la situación en la República Checa y Hungría no es muy alentadora.

En Centroeuropa, como ocurre en Australia y Marruecos, las lluvias han sido nimias desde febrero; sin embargo, tanto en Hungría como en la República Checa, a este hecho se suma un invierno falto de nieve.

Para las próximas semanas se prevén pequeñas precipitaciones, pero desde los gobiernos europeos no se cree que sean suficientes para paliar la sequía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento