El economista francés Jean Tirole ha obtenido este lunes el premio Nobel de Economía por el "análisis del poder del mercado y su regulación", según ha anunciado la Real Academia de las ciencias Suecas.

Según la organización del premio "Tirole es uno de los más influyentes economistas de nuestro tiempo. Ha hecho importantes investigaciones teóricas en diversas áreas, pero sobre todo ha clarificado como comprender y regular industrias con unas pocas compañías poderosas".

Según sus análisis, muchos sectores industriales están dominados por un pequeño número de grandes empresas o por un monopolio; si no se regulan, esos mercados producen "efectos socialmente indeseables", como precios más elevados que los costes o compañías poco productivas que sobreviven bloqueando la entrada de nuevos competidores.

Desde mediados de los años ochenta, Tirole "ha insuflado nueva vida en la investigación de esos fallos de mercado", afirma la Academia Sueca.

Sus análisis de compañías dominantes han generado una teoría unificada con gran influencia en cuestiones políticas clave, como el papel que deben desempeñar los gobiernos a la hora de "abordar las fusiones o cárteles" o al regular los monopolios.

El investigador francés ha defendido así la necesidad de adaptar las políticas a cada sector de la economíaAntes de sus estudios, señala el jurado, investigadores y políticos buscaban principios generales para todos los sectores, con reglas simples como la limitación de los precios de los monopolios o la prohibición de cooperación entre competidores. Tirole demostró teóricamente que tales reglas pueden funcionar bien bajo determinadas condiciones, pero que en algunos casos pueden ser más dañinas que beneficiosas.

La fijación de precios máximos, por ejemplo, puede llevar a las empresas dominantes a reducir costes, algo bueno para la sociedad, pero también puede derivar en ganancias excesivas, algo negativo, recoge el jurado.

La cooperación entre empresas para fijar precios suele ser perjudicial, pero cuando se da en torno a las patentes puede ser beneficiosa; la fusión de una empresa con uno de sus proveedores puede fomentar la innovación, pero también puede distorsionar la competencia, añade.

El investigador francés ha defendido así la necesidad de adaptar las políticas a cada sector de la economía y ha analizado en diversos artículos y libros esas políticas sectoriales dirigidas a ámbitos diversos, desde las telecomunicaciones a la banca.

Según la Academia Sueca, a partir de sus planteamientos los gobiernos pueden fomentar que las empresas sean más productivas y, al mismo tiempo, evitar que causen daños a los competidores o los consumidores.

Una quiniela amplia y contradictoria

Jean Tirole nació en 1953 en la localidad francesa de Troyes y es doctor por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés).

Actualmente es director científico del Instituto de Economía Industrial (Idei) de la Facultad de Económicas de la Universidad Toulouse 1 Capitole.

Como era habitual cada año, la quiniela de favoritos era tan amplia e incluso contradictoria que aventurar con un mínimo de probabilidades de éxito un potencial ganador es una tarea estéril, aunque en esta ocasión Tirole se encontraba entre las apuestas.

El galardón de Economía es el único de los seis premios que no fue designado en su legado por el magnate sueco Alfred Nobel pero cuenta con idéntica dotaciónA pesar de no ser propiamente un Nobel, ya que el galardón de Economía es el único de los seis premios que no fue designado en su legado por el magnate sueco Alfred Nobel, que estableció los premios en su testamento en 1895, cuenta con idéntica dotación, 8 millones de coronas suecas (unos 885.000 euros) y se entrega a la vez que el resto de distinciones cada 10 de diciembre, aniversario del fallecimiento del inventor de la dinamita, en una doble ceremonia en Oslo, para el Nobel de la Paz, y en Estocolmo, para el resto.

El perfil de los galardonados con el Nobel de Economía resulta ser uno de los más homogéneos entre las distintas categorías y muestra a un varón, sólo una mujer ha obtenido el premio de un total de 74 ganadores; de nacionalidad estadounidense, pasaporte del 66% de los premiados; y de edad avanzada, la media de edad de los galardonados es de 67 años, siendo Kenneth J. Arrow el más joven, premiado en 1972 a los 51 años, y Leonid Hurwicz el más veterano, tras recibir el galardón a los 90 años en 2007.

Sin embargo, a pesar de que desde su primera edición en 1969 el Nobel de Economía se ha entregado a un único ganador en 22 ocasiones, en los últimos años se impone la tendencia de compartir el galardón entre dos o tres premiados, como sucedió en 2013 con los estadounidenses Fama, Hansen y Shiller. De hecho, hasta este año, el último Nobel de Economía en solitario correspondió al estadounidense Paul Krugman, galardonado en 2008.

Desde su creación, el Nobel de Economía ha reconocido a figuras consagradas como Milton Friedman, Paul A. Samuelson, Amartya Sen, James Tobin, Joseph Stiglitz, Robert Solow y Robert Mundell o los anteriormente citados Eugene F. Fama y Robert J. Shiller. Hasta la fecha, sólo una mujer, la estadounidense Elinor Ostrom, ha sido distinguida con este galardón, que obtuvo en 2009 junto a su compatriota Oliver E. Williamson.