El sistema de información sobre las repercusiones en la salud de las temperaturas elevadas de Castilla y León registró el pasado verano 174 asistencias a 169 pacientes, de los cuales 29 tuvieron que ser ingresados en centros hospitalarios, aunque no se registró fallecimiento alguno por este motivo.

Estos datos se corresponden con un verano que en Castilla y León se ha caracterizado por la ausencia de olas de calor y por ser el más frío de los últimos seis años y el tercero en lo que va de siglo. Sin embargo, sus temperaturas medias rondaron valores normales, con una media de 19,6 grados, dos décimas por encima de los valores medios normales.

El sistema, que ha estado activo entre el 1 de junio y el 15 de septiembre, registró la mayor parte de las asistencias durante el mes de julio, con 79 (el 45,5 por ciento), seguido de junio (55, un 31,6 por ciento) y destacaron las notificaciones que se produjeron de estos casos en las semanas del 21 al 27 de junio (18,4 por ciento) y del 9 al 15 del mismo mes (14,4 por ciento).

La mayor parte de las asistencias fueron notificadas por la Dirección General de Asistencia Sanitaria y llegaron en 98 ocasiones de Atención Primaria (56,3 por ciento), 44 de la Gerencia de Emergencias Sanitarias (25,3 por ciento) y 28 de Atención Especializada (16,1 por ciento). Por su parte, los centros sanitarios privados comunicaron cuatro atenciones (2,3 por ciento).

Las provincias en las que más asistencias se han notificado han sido Valladolid, con 34 (el 19,5 por ciento del total), seguida de Burgos con 33 (19 por ciento) y la que menos Segovia, con siete (4 por ciento), según el informe correspondiente al verano de 2014 del Sistema de Información sobre las repercusiones en la salud de las temperaturas elevadas de Castilla y León.

De las 169 personas a las que se prestó asistencia, la mayoría, el 60,9 por ciento, fueron hombres, mientras que en el 39,1 por ciento restante (66 casos) se trató de mujeres.

Perfil de los asistidos

La edad media de los pacientes atendidos ha sido de 42,5 años con una edad comprendida entre uno y 97 años, con una media de edad entre los hombres de 45,3 años y de 38,2 en el caso de las mujeres.

De los 69 asistidos, un 61,5 por ciento (104) se encontraban en edad adulta (la comprendida entre 15 y 64 años), el 19,5 por ciento (33) tenía entre 65 y 85 años y el 14,8 por ciento (25) eran menores de hasta 14 años. En siete casos eran mayores de 85 (4,1 por ciento).

El diagnóstico más frecuente fue "golpe de calor e insolación", que se realizó en 119 pacientes (70,4 por ciento), seguido de "efectos no especificados del calor" realizado en el 21,9 por ciento de los casos (37 pacientes).

En 54 de los 169 casos se registró la existencia de patología previa (en el 32 por ciento) y la más frecuente fue la enfermedad cardiovascular (22 casos, el 13 por ciento); seguida de la enfermedad endocrino-metabólica (19 casos, el 11,2 por ciento); y la enfermedad mental (cuatro casos, el 2,4 por ciento).

Por lo que se refiere a las causas favorecedoras, en 92 casos (el 54,4 por ciento) se comunicó la exposición prolongada a temperaturas elevadas (61 casos, el 36,1 por ciento) como la más frecuente, seguida de la actividad lúdico/deportiva (18 casos, el 10,7 por ciento) y la actividad laboral (13 casos, el 7,7 por ciento). En el 13,6 por ciento de los pacientes no se notificó ninguna causa favorecedora y en el 32 por ciento se desconocía esta circunstancia.

En total se han registrado 29 ingresos en un centro hospitalario (17,2 por ciento de los casos) que evolucionaron favorablemente y no se ha notificado fallecimiento alguno por causas relacionadas con la exposición a temperaturas elevadas.

Respecto a estos pacientes ingresados, el 65,5 por ciento eran varones (19 casos), con un rango de edad entre los once y los 91 años. Los ingresos se produjeron en todas las provincias de Castilla y León excepto en Segovia y destacó el número de ingresos de Burgos y de Valladolid (ocho pacientes en cada provincia, el 27,6 por ciento) y León (cuatro pacientes, 13,8 por ciento).

En el 24,1 por ciento de los pacientes, un total de siete, se notificó la presencia de patología previa, entre las que destacaban las enfermedades cardiovasculares (cinco de los siete pacientes).

Por su parte, en más de la mitad de los ingresados (58,6 por ciento) había una causa favorecedora, fundamentalmente la exposición a altas temperaturas (nueve pacientes, el 31 por ciento) y la actividad lúdico/deportiva (siete, el 24,1 por ciento).

Consulta aquí más noticias de Valladolid.