La localidad oscense de Caldearenas, y los dos núcleos de su municipio, Latre y Anzánigo, no deben consumir agua de boca, por precaución, ante un posible aumento de lindano en el río Gállego.

Las tres localidades están a la espera de que este domingo se realicen los correspondientes análisis del agua, para constatar dicho incremento.

En principio, tienen agua suficiente en sus depósitos para abastecer a los ciudadanos, aunque, si es necesario, se les suministrará más a través de cisternas, ha informado el Gobierno de Aragón.

Otras seis localidades —Ardisa, Santa Eulalia, Piedratajada, Villanueva de Gállego, Biscarrués y Marracos— continúan sin poder consumir agua de boca por los niveles de lindano que presenta el río Gállego. Esta contaminación procedente de los residuos de la empresa Inquinosa que quedan en el vertedero de Bailín.

Consulta aquí más noticias de Huesca.