Un preso dice que uno de los 'Tigres de Arkan' descuartizó a un compañero por salir con su mujer

  • El preso ha declarado en videoconferencia desde Belgrado.
  • Están acusados de matar y descuartizar a un compatriota.
  • Asegura que el acusado le golpeó con un martillo en la cabeza.
Los 'Tigres de Arkan'.
Los 'Tigres de Arkan'.
EFE

Milos Simovic, preso en Serbia, ha testificado este jueves en el juicio que Sretko Kalinic, que identificó como 'El carnicero', que también cumple condenas en su país, le contó que él mató en 2009 a su compañero de los 'Tigres de Arkan' en Madrid porque tenía una relación íntima con su esposa.

Simovic ha declarado por videoconferencia desde Belgrado en la cuarta jornada de la vista por esta causa en la que la fiscal acusa a cuatro serbios de dicha banda de matar en 2009 en Madrid a su compatriota Milan Jurisic, al que descuartizaron y cuyos restos arrojaron al río Manzanares.

Se sientan en el banquillo Luka Bojovic, considerado el inductor del asesinato del que fue primer ministro serbio Zoran Djindjic en 2003.

Vladimir Milisavljevic, supuesto autor material de la muerte del dirigente, Vladimir Mijanovic y Sinisa Petric, que se enfrentan a una petición de la fiscal de 41, 21, 5 y 17 años de prisión, respectivamente.

Según recuerda la fiscal en su escrito de acusación, Zoran Djindjic fue artífice de la entrega del expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic al Tribunal Penal Internacional.

Milos Simovic y Sretko Kalinic, este último procesado por el crimen de Madrid, cumplen condenas en Serbia, entre ellas por el asesinato de Djindjic, y ambos han comparecido hoy en una sede judicial de su país para testificar por videoconferencia en la vista que se celebra en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid).

Debe ir acompañado de un abogado

Sin embargo, el magistrado serbio se ha negado a que lo hiciera Kalinic ya que iba a testificar estando procesado en la causa lo que obligaba a que esté acompañado por un abogado que no tenía en ese momento y ha exigido que las autoridades españolas reclamen su testimonio en estas condiciones por escrito.

Ante esta circunstancia, el presidente del tribunal español ha dicho que se le suministrará esa información.

Milos Simovic ha relatado que formaba parte del mismo clan de Kalinic pero que cuando de produjo el asesinato de Jurisic él ya no estaba en España.

Ha añadido que cuando Kalinic regresó a España a Serbia le contó que había matado a Jurisic y cómo lo había descuartizado tal como había hecho con otra víctima en su país.

Simovic ha agregado que Kalinic le relató que tenía roces constantes con Jurisic en el domicilio en el que vivían en Madrid pero que el motivo de matarle fue que tenía una relación íntima con su esposa.

Según el escrito de acusación de la fiscal, los acusados se encontraban en España prófugos de su país a excepción de Mijanovic.

Añade que Bojovic, líder de la organización, tenía planeado matar a Jurisic por su carácter provocador para lo que encargó a Mijanovic que le facilitase un arma, pero tras un incidente con la víctima, en el que ésta comenzó a gritar y cayó de rodillas suplicando ante Milisavljevic, adelantó sus planes.

Cinco martillazos en la cabeza

De esta forma, entre los días 5 y 6 de marzo de 2009 Bojovic se apoderó de un martillo que Jurisic guardaba a lado de su cama y al salir éste de la ducha y pasar junto al salón, se levantó y le golpeó cuatro o cinco veces en la parte trasera de la cabeza, lo que le provocó la muerte.

Los acusados que se encontraban en la vivienda llevaron el cadáver a la cocina, donde lo descuartizaron y lo metieron en un frigorífico envuelto en papel y en bolsas. Al día siguiente trituraron los trozos con una máquina eléctrica que se rompió por una bala que Jurisic tenía incrustada en su cuerpo, y tras comprar otra los acusados tiraron las partes picadas al inodoro.

Asimismo, adquirieron una sierra con la que cortaron los huesos del cuerpo de la víctima y además fracturaron su cabeza con un martillo.

Kalinic se desplazó en bicicleta con los fragmentos de huesos guardados en tres bolsas en el interior de una mochila y tiró los restos al río Manzanares, a la altura del madrileño puente de la Reina Victoria, y salió de España a los pocos días, siempre según el relato de la fiscal.

Bojovic negó en el juicio que ordenara el asesinato y Milisavljevi se lo atribuyó a Kalinic, mientras que Petric y Mijanovic -éste el único en libertad provisional- negaron su participación en los hechos.

El juicio de estos cuatro acusados, que fueron detenidos el 9 de febrero de 2012 en Valencia, seguirá el lunes a las diez de la mañana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento