Nobel para Patrick Modiano: incansable en la búsqueda de la identidad y la denuncia

  • El escritor francés,  siempre avergonzado por el colaboracionismo francés con el régimen nazi, ha recibido el premio más importante.
  • Tan afín y fiel a su propia línea que él mismo ha dicho: "No hay repetición, pero es siempre la misma obra".
  • Autor de obras como 'Dora Bruder' o 'En el café de la juventud perdida', ya ha sido reconocido con premios como el Goncourt.
El escritor galo Patrick Modiano.
El escritor galo Patrick Modiano.
EFE

No ha tenido que cumplir los 70 años Patrick Modiano (Boulogne-Billancourt, 30 de julio de 1945) para poner en la estantería de 'honor' el galardón más importante de la Literatura: el Nobel, otorgado este jueves 9 de octubre de 2014.

El escritor francés reúne importantes galardones, como el Goncourt en 1978 por La calle de las tiendas oscuras, el Premio de la la Fundación Pierre de Mónaco en 1984 por el conjunto de su obra o el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa en 1972.

La miseria del colaboracionismo francés

Desde sus inicios el autor no ha perdido de vista ni la ocupación nazi ni el colaboracionismo de los franceses con el régimen nazi, parte fundamental del sello Modiano. El lugar de la estrella (1968), La ronda de noche (1969) yLos bulevares periféricos (1972)  son sus tres primeras novelas y en ellas ya están los pilares que definen su prosa.

En Los bulevares periféricos introdujo otro tema que estará muy vivo en la escritura del francés: la búsqueda del padre.

Es cierto que el escritor, descendiente por parte paterna de una familia de judíos italianos, no vivió la época que denuncia y que centra y une su prosa, pero es parte de esa identidad que busca y parte de la denuncia de la miseria que supone para él aquel momento. Además, pese a que no viviera y sufriera aquel tiempo, es parte de su pasado personal. Imposible huir a los pasos que anteceden a la biografía propia.

Hay, eso sí, un alto su camino de búsqueda cuando en 1975 publica Villa Triste, situada en los años sesenta y narrada por un joven francés escondido en una ciudad próxima a la frontera suiza para que no le recluten y lo manden a Argelia. En su refugio vive una historia de amor con una actriz. La novela llegó al cine de la mano de Patrice Leconte: El perfume de Yvonne.

Donde más abiertamente se puede encontrar al Modiano no escritor, al personal, es en la colección de relatos El libro de familia (1977), en la que desnuda parte de su vida: los inicios de su madre como cantante, la persecución de su padre por la Gestapo... Una historia de la que no escapa Modiano y que zanja en 2004 con Un Pedigree, donde su padre tiene una fuerte presencia e importancia.

Así, el padre es también el destinatario de su sexta novela, Calle de las Tiendas Oscuras (1978). A él, justo tras fallecer, dedica esta obra. Ubicada en los 60, aquí se inclina el escritor por una desmemoria, muy útil para el propio autor: ya que el protagonista es un detective con amnesia cuya misión fundamental es encontrar su identidad; y de ahí a la época de la ocupación, siempre el centro, no tarda en llevarnos Modiano. La novela se llevó el Premio Goncourt.

Durante los ochenta y noventa ha seguido publicando sin descanso, y sus temas han continuado fieles a sus pilares, como se aprecia en la muy destacable Dora Bruder (1997), obra en la que investigaba el caso real de una chica de 15 años, que había desaparecido y había sido enviada a Auschwitz. La denuncia de Modiano no cesa y su consagración acompaña a su búsqueda.

"Es cada vez el mismo libro pero desde ángulos diferentes: no hay repetición, pero es la misma obra"

Después de un tiempo sin publicar, regresa con En el café de la juventud perdida(2007), que fue recibida con gran entusiasmo.

La búsqueda de la identidad vuelve a impregnar todas las páginas, algo que explica así el propio autor: "Es el mismo libro pero escrito a trozos, como un corredor que se detiene y reprende la carrera un tiempo después. Es cada vez el mismo libro pero desde ángulos diferentes. No hay repetición, pero es la misma obra".

Prosigue la línea de la que no se separa, coherente y alejado de modas o evasiones, en obras como El horizonte (2010).  Activo y perseverante, acaba de publicar en Francia su última obra, Para que no te pierdas en el barrio. Próximamente estará en España de la mano de Anagrama.

El cine, siempre atento a las buenas historias, no ha desperdiciado la oportunidad de llevarlos a su terreno. Además de El perfume de Yvonne, Manuel Poirier se inspiró en él para su película Te quiero, y Mikhaël Hers adaptó De si braves garçons en Charell.

Ha querido además Modiano ser parte activa en algunas películas escribiendo el guión: con Louis Malle escribió Lacombe Lucien (1974), y con Pascal Aubier el de Le fils de Gascogne (1995). Suyo es el guion de Bon voyage (2002), de Jean-Paul Rappeneau.

Eso sí: en todo lo 'tocado' por Modiano está ese pilar que forma y conforma su vida y su obra, el Modiano que no olvida la miseria de los nazis y la miseria de los que colaboraron.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento