El 27 de octubre, fecha clave para dar por acabada la crisis del ébola si no hay más positivos

Dos personas en una de las ventanas de la quinta planta del Hospital Carlos III de Madrid, en el que se encuentra ingresada la auxiliar de enfermería Teresa Romero.
Dos personas en una de las ventanas de la quinta planta del Hospital Carlos III de Madrid, en el que se encuentra ingresada la auxiliar de enfermería Teresa Romero.
Víctor Lerena / EFE

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del ébola, sigue estable dentro de la gravedad, aunque las noticias que llegan desde el hospital madrileño Carlos III son alentadoras: la fiebre ha bajado, así como la carga viral en su cuerpo, lo que hace pensar que está generando anticuerpos para luchar contra la enfermedad.

El director del Hospital Carlos III y miembro del comité especial para la gestión de la enfemedad por el virus del ébola, Antonio Andreu, ha reconocido este lunes que el equipo médico que trata a Teresa Romero está "esperanzado dentro de la prudencia", en cuanto a una posible evolución favorable de la paciente. "A medida que van pasando los días, sobre todo si la paciente se mantiene estable, las esperanzas de supervivencia van aumentando", ha indicado Andreu, en una entrevista en Onda Cero.

El director del centro de alertas y emergencias del Ministerio de Sanidad y miembro del comité especial para la gestión del ébola en España, Fernando Simón, ha explicado que las "próximas 24 a 48 horas" son críticas para la evolución de la infección en la paciente, ya que se sabe que es a partir del día 14 o 15 cuando se produce el "desenlace final" que puede ser el fallecimiento o la curación, "aunque depende del estado de la paciente".

Por otra parte, ha destacado que los pacientes en cuarentena no hayan desarrollado por ahora ninguna sintomatología. Entiende que es importante aislarlos ante posibles retrasos en su posterior atención en el caso de ser infectados. Simón no prevé tener más personas en cuarentena, aunque ha explicado que se está revaluando a las personas que pudieron estar en contacto con la auxiliar de enfermería. "No creo que sea necesario incluir más personas en cuarentena", ha señalado.

Antonio Andreu ha incidido en que la "situación desde el punto de vista clínico y epidemiológico está extremadamente controlada". Ha fijado como fecha determinante el día 27 de octubre para decir que "la situación quedará completamente libre" de ébola y ha hecho hincapié en el hecho de que los mecanismos de control de una posible extensión de la enfermedad se "hayan maximizado".

"La formación previa no ha sido insuficiente"

Ya al mediodía de este lunes, ha comparecido en rueda de prensa Fernando Rodríguez Artalejo, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Comité Científico, para explicar el estado de la paciente, que sigue siendo "muy grave" y para dar más detalles de cómo está siendo tratada, "hasta cincuenta personas se encargan de su cuidado", ha dicho.

El brote de ébola en España habrá concluido el próximo 27 de octubre si no se registran más contactos positivos, fecha en la que habrán transcurrido 21 días desde el ingreso de la auxiliar. "No hay ninguna persona capacitada para transmitir el ébola en España", más allá de Teresa Romero, ha dicho también en su intervención el especialista.

"Estaremos seguros de que este brote ha concluido felizmente, cuando ninguno de los contactos de Teresa durante los días infectivos desarrolle la enfermedad y esto ocurrirá el 27 de octubre", ha explicado Rodríguez Artalejo, quien ha calificado la situación de "absoluta normalidad".

Además, el catedrático ha asegurado que el que "se vaya a elaborar un programa más amplio de formación no quiere decir que la formación dada hasta ahora haya sido insuficiente". Para Rodríguez Artalejo, esta crisis se resuelve con "esfuerzo social", y en este sentido ha dado la bienvenida a todo el personal sanitario que quiera echar un mano en el caso, a la vez que ha negado "que existan dificultades para reclutar a personal para atender a la enferma de ébola".

El miembro del comité especial creado por el Gobierno Luis Enjuanes ha confirmado también que Teresa Romero está generando anticuerpos y su carga viral disminuye. Este profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha explicado que en la evolución de la paciente influye "muchísimo" que es joven, porque la fuerza del sistema inmune está muy relacionada con la edad. Además, se le ha recuperado "mucho" la función del hígado y "no ha perdido las facultades mentales en ningún momento", según Enjuanes, que ha comentado que hay que mantener las reservas porque estos pacientes tienen una falta de función de los pulmones que es muy importante en su recuperación y puede traer una complicación grave en cualquier momento.

Noticias optimistas para la familia

La familia de Teresa, residente en Becerreá (Lugo), recibió este sábado noticias esperanzadoras. Según comentaron a RTVE, les aseguraron que "si Teresa resiste los cuatro días más críticos de la enfermedad, hay esperanzas (la clave estaría en llegar estable al lunes)" para pensar en la recuperación.

La madre respondió a los reporteros que le preguntaban, con gesto cansado y aún preocupado, que la llamaron para confirmar este hecho y que este sábado estaba algo más animada después de la tensión vivida el jueves y el viernes, donde la situación parecía precipitarse a lo peor en cuestión de horas.

Ingresados y en observación

El hospital Carlos III es el centro de referencia y en sus instalaciones de la sexta planta (se ha habilitado también la quinta y la tercera, por si hubiera más casos) se ingresa a las personas susceptibles de haber sido contagiadas. Por "contacto de riesgo" hay actualmente 16 personas (incluída Teresa Romero) en la planta de "vigilancia activa", todos sin síntomas hasta la noche de este sábado:

  • Javier Limón, marido de Teresa Romero. No presenta ningún síntoma y se encuentra en observación por contacto directo con la paciente. Así estará por 21 días (periodo de incubación del virus), según ha informado la subdirectora del Carlos III, Yolanda Fuentes. Al afectado no se le puede realizar ningún análisis hasta que no muestre los primeros síntomas, pues el ébola tiene un periodo en el que el número de virus en el cuerpo es tan bajo que apenas se pueden detectar con tests. Aparte, es el principal sospechoso de tener el virus debido a su cercanía con Romero.

  • Dos médicos. Se trata de la doctora de Atención Primaria del ambulatorio de Alcorcón que atendió a Teresa Romero y un médico del Hospital de Alcorcón, el que la trató en un primer momento, que ingresaron el miércoles por la noche para su observación y que están asintomáticos.

  • Un médico. Ha ingresado por "contacto de riesgo" este mismo jueves. Estará en el hospital para realizarle "para un seguimiento estrecho", pero está "asintomático".

  • Un médico del SUMMAque atendió a Teresa Romero antes de su ingreso en el Hospital de Alcorcón ha ingresado este jueves por la tarde sin síntomas.

  • Otras siete personas ingresaronel jueves por la noche en el Carlos III, todos ellos sin presentar todavía síntomas. Son cinco mujeres y dos hombres: las dos peluqueras que atendieron a Teresa Romero hace unos días, un médico, un enfermero supervisor, un celador y otras dos enfermeras.

  • Otra peluqueradel centro donde se depiló Teresa Romero ingresó el viernes por la tarde, sin síntomas.

  • Una enfermera del Hospital La Paz, sin síntomas.

  • Una mujer del servicio de limpieza del Hospital de Alcorcón, sin síntomas.

Dados de alta

  • El ingeniero que llegó de Nigeria, cuyo nombre no ha trascendido, dio negativo en el primer y segundo test del ébola, que se le practicaron con 72 horas de diferencia, por lo que se procedió a su alta hospitalaria el miércoles noche. Este ingeniero llegó desde el país africano con algo de fiebre y se le ingresó por precaución, pero se cree que podría tratarse de una fiebre por malaria.
  • Enfermera que atendió a los sacerdotes.Otra de las profesionales que trabajó con los sacerdotes fallecidos, aunque en ningún momento tuvo contacto directo con ellos. Tras dar negativo en ambas pruebas fue dada de alta el miércoles noche. Era el caso menos sopechoso, pues ingresó con diarrea (uno de los síntomas del ébola) pero no con fiebre.
  • Un enfermero. Ingresó también el miércoles por la noche y atendió a los misioneros españoles repatriados por contagio de ébola. Será sometido en las próximas horas al primer análisis que revelará en primera instancia si está contagiado o no con el virus.
  • Una enfermera. Formó parte del equipo que atendió al misionero Manuel García Viejo. Las pruebas a las que fue sometida han confirmado que no tiene ébola. Permanecerá en vigilancia pasiva hasta el 16 de octubre.

El Ministerio de Sanidad ha confirmado que hay 54 personas en vigilancia por haber estado en contacto directo con la auxiliar de enfermería contagiada o por haber estado al cuidado de los misioneros fallecidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento