En ella, se condenaba al británico a 19 años de cárcel. La defensa presentó un recurso contra la misma planteando varias nulidades, y argumentando, entre otros elementos, ausencia de imparcialidad de un jurado y existencia de comunicación entre testigos. Tanto la acusación particular como el fiscal se opusieron a este recurso. Tony Alexander King fue condenado a prisión en un segundo juicio tras la exculpación de Dolores Vázquez.