Artur Mas
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas (c), saluda a los ciudadanos en la plaza de Sant Jaume de Barcelona, delante del Palau de la Generalitat. EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado este sábado que la firma del decreto del 9-N marca un "antes y un después", pero a la vez ha mantenido la mano tendida al Gobierno para negociar las condiciones de la consulta.

En su discurso tras firmar el decreto de convocatoria del 9-N, Mas también ha usado el castellano para decir que "Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada y quiere votar".

Hoy aquí hay mucha gente, hay que escucharla, y la mejor forma de hacerlo en democracia es en las urnas"Hemos estado abiertos a pactar la pregunta, la fecha y el marco legal, hemos estado y estamos abiertos a pactar las condiciones para hacer posible la consulta hasta el último momento, pero no podemos caer en la trampa del inmovilismo vestido de una presunta legalidad", ha afirmado Artur Mas, que posteriormente ha salido a la puerta del Palau de la Generalitat para saludar al público congregado en la Plaza de Sant Jaume.

En un discurso institucional en la Galería Gótica del Palau, Mas ha afirmado que, tras firmar el decreto de convocatoria de una consulta soberanista para el próximo 9 de noviembre, "hoy es un día que recordaremos para siempre" y al que se ha llegado tras "grandes movilizaciones y muchos meses de trabajo".

El presidente catalán ha asegurado que en las últimas elecciones catalanas de 2012 surgió "una mayoría claramente a favor del derecho a decidir" y ha añadido que su gobierno ha seguido cuatro máximas en este proceso: "amplias mayorías sociales, consenso político, búsqueda constante del diálogo y respeto a los marcos legales".

En este sentido, Mas ha dicho que "nadie" le podrá negar que no ha tenido la mano tendida para negociar la consulta soberanista y ha aseverado que mantendrá esta actitud hacia el Gobierno central "hasta el último momento".

Ha defendido que ha firmado el decreto "bajo el amparo" de la ley de consultas del Parlament.

"Constitucional y estatutaria"

El presidente catalán  ha defendido que dicha normativa es "constitucional y estatutaria", por lo que ha pedido al Gobierno que sea "respetada", porque es, a su juicio, la "mejor manera" para poder conocer la opinión de los catalanes sobre su futuro político.

Mas ha dicho que tiene el "honor" de ser el 129 presidente de la Generalitat, tras una historia en la que "solo las imposiciones externas han provocado la suspensión del autogobierno" que Cataluña, ha subrayado, siempre se ha querido recuperar.

En castellano ha asegurado que Cataluña quiere "decidir pacífica y democráticamente su futuro" y ha puesto en valor que Cataluña y el resto de España tienen una "larga historia en común" tras la cual en estos momentos, ha dicho, "debemos resolver los retos que nos deparen con más democracia y con un voto en una urna".

"Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada y quiere votar", ha reiterado Mas aún en castellano, señalando que Cataluña y los 7,5 millones de personas que la componen quieren "votar y encontrar los marcos de dialogo necesarios para construir el futuro".

"Preparado y feliz"

El presidente de la Generalitat ha asegurado que está "preparado" y "feliz", una actitud que ha querido resumir con su "lema": "Cabeza fría, corazón caliente, puño fuerte y pies en el suelo".

Con mucha energía, fuerza, determinación y lo que dice mi lema: cabeza fría, corazón caliente, puño fuerte y pies en el sueloTras convocar la consulta y su discurso institucional, el dirigente ha salido del Palau de la Generalitat por su puerta principal para saludar a los centenares de personas que se han concentrado en la plaza de Sant Jaume, en Barcelona, desde primera hora de la mañana.

Acompañado de los consellers del Gobierno catalán, el líder de ERC, Oriol Junqueras, dirigentes de CiU y la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, Mas ha saludado durante unos minutos a los presentes, entre gritos de "independencia" y "president".

Antes de regresar al interior del edificio, Mas ha asegurado que "está preparado" y "contento" tras convocar la consulta del 9 de noviembre.

Preguntado entonces si tenía energía para el panorama político que ahora se aproxima, Mas ha dicho: "Con mucha energía, fuerza, determinación y lo que dice mi lema: cabeza fría, corazón caliente, puño fuerte y pies en el suelo", una última frase que ha expresado dando al mismo tiempo un golpe en el suelo con su pie.

Mas ha afirmado que "hoy es un día especialmente feliz, es un día grande para Cataluña y los catalanes. Hoy aquí hay mucha gente, pero hay mucha gente más, hay que escucharla y la mejor forma de hacerlo en democracia es en las urnas".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.