Imagen de archivo de un funcionario.
Imagen de archivo de un funcionario. ARCHIVO

El salario de los empleados del sector público seguirá congelado en 2015 por quinto año consecutivo, al igual que la tasa de reposición de empleo público, que de manera general se mantendrá a cero, aunque se establece una excepción del 20% para los que se consideran servicios públicos esenciales.

Lo han confirmado fuentes sindicales, a las que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha comunicado estas novedades de los presupuestos de 2015 en un encuentro técnico previo a la mesa general de negociación de las administraciones, reunida desde las 17:00 horas.

Tanto el Supremo como la Audiencia  han planteado cuestiones de inconstitucionalidad  De esta forma la retribución de los empleados públicos no podrá subir el próximo año, lo que se verá compensado en parte con la devolución del 25% de la paga extra de diciembre suprimida en 2012, tal y como ha adelantado esta mañana el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Tampoco habrá oferta de empleo público más allá de la renovación del 20% de las plazas en servicios esenciales como la educación, la sanidad, las fuerzas de seguridad y orden público, y el control y la lucha contra el fraude, una excepción que hasta ahora se mantenía en el 10 %. La cuarta parte de la paga que se va a devolver equivale a los 44 días devengados antes de que entrara en vigor el decreto ley que suprimió dicha retribución extraordinaria y que varios tribunales han considerado que tienen que ser devueltos.

Tanto el Supremo como la Audiencia Nacional han planteado cuestiones de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional sobre este asunto porque consideran que se pudo vulnerar el principio de irretroactividad de las leyes. En el sector público, la paga extra de junio se corresponde con el periodo trabajado desde el 1 de diciembre anterior hasta el 31 de mayo, en tanto que la de diciembre se devenga entre el 1 de junio y el 30 de noviembre.