El director de la planta viguesa de PSA Peugeot Citroën, Yann Martin, ha insistido este jueves en que los proveedores deberán acompañar las medidas que se adopten en la fábrica para mejorar su eficacia y reducir los costes globales de producción, de manera que puedan competir con otros países, en que los costes de logística son muy elevados, pero se compensan con costes laborales muy bajos.

En declaraciones a los medios tras una reunión celebrada entre Martin y responsables de empresas auxiliares, encabezados por el presidente del Cluster de Empresas de la Automoción (CEAGA), José Luciano Martínez, el director de la factoría viguesa ha precisado que la mejora de la eficacia y competitividad no pasa solo por ajustes salariales.

"La eficacia no solo son salarios, tenemos que ver también la organización de puestos, que tenemos muchos y mucha gente. Los costes laborales no son la única solución", ha indicado Martin, quien ha animado a "trabajar" para ajustar esos costes y poder "pelear" por la adjudicación del modelo k9, la nueva furgoneta.

El presidente de CEAGA, por su parte, ha mostrado la disposición de las empresas proveedoras de asumir los retos planteados por la planta de Balaídos, porque "no hay alternativa". "Tenemos un tiempo corto, hay que conseguir ese proyecto", ha indicado Luciano Martínez, quien ha admitido que, si la fábrica viguesa no se hace con ese modelo, "sería un palo muy grande, no solo para PSA Vigo".

Sin embargo, Yann Martin se ha negado a imaginar ese escenario, que supondría renunciar a un volumen de entre 200.000 y 250.000 unidades. "Estamos listos, estamos preparados y trabajando con ilusión", ha indicado, y ha recordado que la adjudicación del k9 se conocerá entre finales de 2014 y principios de 2015 y, en los seis meses posteriores, se hará la elección de los proveedores de las piezas.

DIFICULTADES

La competencia de países denominados emergentes no es solo un quebradero de cabeza para la dirección de PSA en Vigo, que en estos momentos está inmersa en la 'pelea' con la planta eslovaca de Trnava para hacer con el k9, sino para los propios proveedores. A ese respecto, el grupo PSA ha dado directrices a sus plantas para que busquen ajustar costes de suministros, y eso pasaría porque Vigo recurriese más a países considerados 'low cost', como Marruecos y Portugal.

Otra de las dificultades que acecha a la automoción gallega es la baja demanda, incluso de los modelos fabricados para países emergentes (301 y C-Elysée), a lo que se suman las tasas de cambio euro-moneda local. Incluso en el caso de que Vigo se adjudique la nueva furgoneta, Yann Martin ha reconocido que "los próximos 3 años serán difíciles". "Pero no es la primera vez que hay una caída de la producción", ha indicado.

Sobre la posibilidad de recibir ayudas públicas, Yann Martin ha evitado hacer comentarios, más allá de que, antes de hablar de apoyo de la administración "hay que hacer los deberes".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.