WWF ha informado este jueves de que la Comisión Europea (CE) ha admitido la queja contra la autorización de sondeos de hidrocarburos en Canarias, lo que supone un "grave peligro ambiental" por "incumplir" varias directivas europeas.

La queja presentada por WWF España ante la CE se fundamenta en una infracción de la Directiva 92/43/CEE, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, y de la Directiva 2011/92/UE, relativa a la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio ambiente.

En su escrito, el colectivo denuncia que el proyecto se localiza en un área que ya debía estar protegida por su excepcional riqueza biológica y por albergar especies protegidas y muy amenazadas, como la tortuga boba, el delfín mular y numerosos tipos de calderones, zifios y ballenas, lo que hace que esta zona sea la más importante de Europa para los cetáceos, con 29 especies diferentes.

Como prueba de ello, WWF destaca el reciente avistamiento en aguas al este de Lanzarote y Fuerteventura de una ballena azul, el animal más grande del planeta y gravemente amenazado de extinción.

Este hecho extraordinario pone aún más de relieve el desconocimiento de las costumbres de estas especies, así como sus zonas de migración y cría, por lo que no se cumple el requisito de asegurar con certeza la no afección. En términos legales, esto implica incumplir la directiva de hábitats, señala WWF en una nota.

La organización también considera que el proyecto incumple la directiva de impacto ambiental, porque hay elementos del proyecto que permanecen ignorados, como los motivos ambientales que llevaron a elegir estos lugares para la perforación de los pozos o el calendario de ejecución de los trabajos para no afectar a las especies.

Rechazo social

Asimismo, advierte de que el rechazo social del proyecto es más que "evidente", como lo demuestran las más de 210.000 personas que firmaron a través de la plataforma savecanarias.org y las que se están sumando a la petición online de WWF para la creación de un santuario para las ballenas en Canarias.

"Celebramos que las autoridades europeas atiendan nuestra queja ya que es inaceptable que el gobierno español y Repsol pongan en riesgo la población de cetáceos más importante de Europa", comenta Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España.

En esa línea, añade que "el proyecto no cumple el requisito de certeza de no afección que exigen las directivas, de hecho, el lugar de localización de los sondeos de Lanzarote y Fuerteventura goza de una riqueza faunística excepcional que debe estar protegida".