El Grupo Parlamentario Regionalista defenderá el próximo lunes, en el Pleno del Parlamento, una proposición no de ley en la que expone medidas para garantizar el futuro del sector primario, entre ellas la reducción de las "trabas" que limitan la concesión de ayudas para fomentar inversiones en el campo por parte de la población más joven, el apoyo al cese anticipado de la actividad agraria y el incremento en 2015 de la partida presupuestaria destinada a nuevas incorporaciones y modernización de explotaciones, para recuperar los 10 millones de euros anuales consignados a este fin en 2013.

De este modo, el PRC quiere "garantizar el relevo generacional e incentivar la incorporación de jóvenes ganaderos y agricultores", dos pasos que considera "imprescindibles" para que el sector primario tenga futuro como "sector clave en el desarrollo económico de Cantabria".

Así lo ha explicado este jueves el diputado y portavoz regionalista en materia de desarrollo rural, Fernando Fernández, quien ha comparecido en rueda de prensa junto a dos jóvenes ganaderos cántabros, Jaime Díaz y Jorge de Miguel, para exigir al Gobierno de Cantabria que apueste por la implicación de la juventud en el mundo rural "como una opción laboral viable y de futuro que, además de economía, genera empleo".

"Los poderes públicos no pueden evadir su responsabilidad y especialmente en momentos de crisis deben apostar por invertir en el campo, eliminando burocracia, con incentivos fiscales, invirtiendo en infraestructuras y consolidando servicios de calidad", ha asegurado.

Con ese objetivo y dado que el Ejecutivo cántabro "no solo no hace nada", sino que se aleja de tal fin con la supresión de ayudas y apoyos que se ha producido en los tres últimos años", Fernández ha reclamado medidas como la eliminación de la orden que exige como requisito a la inversión en bienes inmuebles la presentación de la licencia de obra antes de la aprobación de la ayuda, ya que eso implica exigir a los jóvenes que paguen por tasa de licencia un dinero "que normalmente no tienen, entre 6.000 y 10.000 euros, esperando una subvención que es posible que no reciban".

"Pedimos que primero se conceda la ayuda y luego se dé un plazo amplio para conseguir la licencia, para que los jóvenes tengan menos trabas a la hora de invertir en la construcción de una explotación", ha explicado.

El diputado del PRC ha abogado además por la restitución del decreto que regulaba las ayudas por cese anticipado de la actividad agraria, ya que el 90 por ciento de los jóvenes que se incorporan al campo en Cantabria lo hace en la explotación de sus padres una vez que cesa el progenitor.

Asimismo, ha reclamado el aumento hasta 10 millones de euros en 2015 de la partida dirigida a favorecer nuevas incorporaciones y modernización de explotaciones, para "volver a los parámetros del presupuesto de 2011" y paliar el recorte de 90 millones de euros que ha aplicado el actual Gobierno a los fondos públicos destinados a desarrollo rural.

"Éstas son medidas que se deben tomar con carácter inmediato", ha enfatizado el diputado del PRC, quien también ha reivindicado un plan para jóvenes agricultores y ganaderos de Cantabria que permita aprovechar la crisis para rejuvenecer el mundo rural, "porque el sector primario puede ser una salida para la juventud en estos tiempos".

Ese plan debe contemplar, en su opinión, acciones de asesoría y monitorización para orientar a los jóvenes; medidas de apoyo a la primera instalación, con más ayudas públicas, créditos a bajo interés y largo plazo con aval público o becas de acercamiento al sector, y acciones que garanticen la calidad de vida en el medio rural, con servicios y dotaciones equiparables a los de las zonas urbanas

Consulta aquí más noticias de Cantabria.