Antonio Ortiz, detenido como presunto pederasta de Ciudad Lineal
Antonio Ortiz, detenido como presunto pederasta de Ciudad Lineal. 20MINUTOS

El historial delictivo y penitenciario de Antonio Ángel Ortiz Martínez es amplio. El supuesto pederasta de Ciudad Lineal, detenido este miércoles en Santander, ha cruzando muchas veces a lo largo de su vida esa línea roja que marca la ley. Violento y peligroso, como explicó el ministerio del Interior, sus antecedentes policiales son largos: robo con fuerza, robo con violencia, detención ilegal, secuestro, delito de violencia de género... Incluso estuvo relacionado con grupos de crimen organizado, trabajando ocasionalmente de 'matón' para el 'clan de los Miami', que durante muchos años controlaron la seguridad de los principales locales de ocio de la noche madrileña. Fue detenido por primera vez en 1992, cuando Antonio tan solo tenía 22 años. Y su primer ingreso en prisión fue en 1993, según fuentes solventes. Entre 1993 y 1998 tuvo varios "ingresos preventivos" por delitos menores.

Su primera gran condena se produjo en el año 2000. Llevaba preso, con caracter preventivo, desde el 16 de noviembre de 1999 por abusar de una menor de seis años. Fue condenado por este hecho en el año 2000 a nueve años de cárcel. Esperó una niña a la salida del colegio, se la llevó de forma violenta a su coche y abusó de ella. Dejó muchas pruebas de ADN. Cumplió condena en Madrid V (Soto del Real) y en el año 2006 solicitó el tercer grado, que le permitiría solo ir a dormir a prisión. Había cumplido tres cuartas partes de la condena. La Junta de Tratamiento de la Prisión se lo denegó.

Antonio no cejó en su empeñó y se lo solicitó al juez de vigilancia penitenciaria. Tampoco hubo suerte para el recluso. El juez avaló el dictamen de la prisión y le denegó también el tercer grado. Ante esta segunda negativa, Antonio recurrió a la Audiencia Provincial de Madrid. El 3 de julio de 2006 el tribunal, formado por tres magistrados, por fin le daba la razón y acordaba concederle el tercer grado por buena conducta. Dos años después, en agosto de 2008, se le concedió la libertad condicional. 

El propio Jefe Superior de la Policía Nacional en Madrid ha reconocido que los agentes que han perseguido durante seis meses al pederasta no sabían que tenía antecedentes penales por agresión sexual, ya que en su ficha policial no aparecía ese delito. Pero este no fue su último paso por prisión. Según ha podido saber 20minutos, Antonio volvió a ser detenido por un delito de violencia de género y fue encarcelado en la prisión de Aranjuez desde el 12 de noviembre de 2009 hasta el 17 de junio de 2011, fecha en la que volvió a pisar la calle. Antonio está separado de su mujer y tiene un hijo de 17 años. Dos años después, en el verano de 2013, comenzaría las agresiones sexuales a menores (cinco consumados y tres tentativas) que han provocado su detención.

Consulta aquí más noticias de Madrid.