Los bovinos se han convertido en una alternativa para luchar contra la diabetes gracias a un proyecto argentino pionero en el mundo en el que vacas clonadas y transgénicas son capaces de producir en su leche un precursor de la insulina humana.

Las terneras Patagonia I, II, III y IV nacieron entre febrero y marzo pasados, son de la raza Jersey y poseen en su material genético el gen del precursor de la insulina humana, a partir del cual se puede generar la proteína de la insulina.

El proyecto ha sido llevado a cabo por la empresa farmacéutica Bio Sidus, que en 2002 había conseguido clonar vacunos que producen la hormona del crecimiento.

El proyecto

A las terneras Patagonia se les modificó el ADN con el gen precursor de la insulina humana y no con la proteína insulina porque "sería un riesgo que ésta pasara a la sangre porque los niveles de glucosa bajarían", declaró el doctor Andrés Bercovich, gerente del proyecto.

Con 25 vacas será suficiente para cubrir la totalidad de la demanda de insulina humana de Argentina

El precursor consiste en una molécula de insulina humana a la que se le ha agregado un pequeño fragmento de proteína que le cambia su estructura espacial y la hace inactiva en el animal.

El gen precursor de la insulina humana sólo se encuentra activo en las glándulas mamarias de los bovinos, ya que el objetivo es obtener la insulina a partir de la leche.

"La leche con el precursor de insulina humana es sólo una etapa intermedia en el proceso de producción, ya que después hay que seguir un proceso de aislamiento y purificación de la insulina humana para transformarla en un medicamento inyectable", dijo Bercovich.

Abarata costes

Con este avance tecnológico, Bio Sidus pretende abaratar los costes de la insulina hasta un 30 por ciento, además de conseguir que Argentina deje de ser un país importador de este medicamento para convertirse en exportador.

Actualmente, los tratamientos de insulina le suponen a la población argentina unos 50 millones de dólares anuales de gastos, habiendo un millón y medio de diabéticos y alrededor de 300.000 personas dependientes de la insulina.

"Con 25 vacas será suficiente para cubrir la totalidad de la demanda de insulina humana de Argentina, que cuenta con poco más de un millón y medio de pacientes diabéticos", afirmó el doctor Marcelo Criscuolo, director ejecutivo de Bio Sidus.