Boom de denuncias por caídas en calles de Valencia
María Ángeles, con el brazo en cabestrillo, ayer en su casa. (Paco Llopis).
Batacazos en aceras resbaladizas, tropezones en bordillos en mal estado o simplemente un enganchón en la barandilla de un edificio público que te deja la camisa nueva hecha jirones.

Estas son algunas de las causas por las que el año pasado 904 vecinos reclamaron indemnizaciones al Ayuntamiento de Valencia. El concejal de Descentralización, Vicente Igual, informó ayer que «el 24% de los casos se resuelve con un acuerdo amistoso entre el Ayuntamiento y el demandante. El resto acaba en los juzgados».

El número de denuncias por estos conceptos va en aumento: 645 en 2003, 804 en 2004 y 854 en 2005. El edil comentó al respecto que «ahora la gente denuncia más».

Y es que, en ocasiones, pasear por la ciudad es más peligroso de lo que parece. Según 20 minutos comprobó en noviembre, al menos 36 aceras de la ciudad presentaban deficiencias en El Carmen, El Mercat, Campanar o El Cabanyal. El servicio de reparación en 72 horas ya ha arreglado más de 3.000 desperfectos desde noviembre de 2005.

Dinos... dónde hay calles peligrosas

e-mail nosevendevalencia@20minutos.es correo Xàtiva, 15, 8 A; 46002, Valencia
o en www.20minutos.es

«Hay que ir con pies de plomo»

María Ángeles se rompió un brazo el jueves pasado por un resbalón en la plaza de Los Pinazo. Pasa todos los días por allí y ha visto a más de uno resbalar cuando el pavimento está mojado, pero el jueves 12, a mediodía, no pudo evitar que le ocurriera a ella. María Ángeles considera que el pavimento de la plaza de Los Pinazo no es el adecuado.

«Cuando llueve, hay que ir con pies de plomo, y así iba yo, pero  tropecé un poco, resbalé y me caí sobre el hombro, hasta perdí un poco el conocimiento», relata.
Sufrió rotura de la cabeza del húmero y lleva el brazo en cabestrillo, a la espera de saber si puede evitar el quirófano.

«Voy a denunciar al Ayuntamiento –afirma–, porque este suelo resbala muchísimo». Además de los casos que ha visto, María Ángeles dice que cuando cuenta su caída, todo el mundo conoce a alguien que también se ha caído.

«En la plaza del Ayuntamiento, que tiene un suelo parecido, también hay muchos accidentes», añade. J. A.