El Gobierno ha repatriado un ciudadano español diagnosticado de ébola en Sierra Leona. Se trata del religioso Manuel García Viejo, de 69 años, director médico del Hospital San Juan de Dios en la ciudad de Lunsar.

El avión medicalizado del Ejército del Aire aterrizó en la base aérea de Torrejón en torno a las 03.15 de la madrugada, procedente de Sierra Leona. Media hora más tarde, el religioso Manuel García Viejo ha sido ingresado en el Hospital Carlos III para ser tratado de la enfermedad.

Junto al religioso viajaban en el avión -un T.10 (C-130 Hércules) del Ala 31 de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire, adaptado para esta circunstancia- dos tripulaciones, integrada cada una por un piloto, un copiloto, un navegante y un auxiliar (ocho personas en total).

Además, el misionero ha sido atendido durante su repatriación por dos equipos médicos formados por un comandante médico, un capitán enfermero y un cabo primero y un auxiliar de enfermería (seis en total, todos militares).

Medidas de seguridad

Tanto las tripulaciones, como el personal sanitario y de vuelo de cabina han estado protegidos en todo momento con monos impermeables y diverso material para aislarles de fluidos o partículas contaminantes del paciente infeccioso y prevenir el contagio.

A su llegada a Torrejón, García Viejo ha sido recibido por personal de Sanidad Exterior, que ha entregado al paciente al personal sanitario de la Comunidad de Madrid para que fuera trasladado al complejo hospitalario La Paz-Carlos III, siguiendo el protocolo de seguridad.

El misionero recibió cuidados sanitarios en una Unidad de Ébola del hospital de Freetown Hasta este domingo, el religioso había estado recibiendo cuidados sanitarios en una Unidad de Ébola del hospital de Freetown después de que este sábado se le diagnosticara ébola, y manifestó su voluntad de ser repatriado a España, tras lo cual la orden ha solicitado al Gobierno su traslado desde Sierra Leona.

El hermano Manuel García Viejo es cirujano, médico especialista en medicina interna y diplomado en medicina tropical, y pertenece a la OHSJD desde hace 52 años. Asimismo, ha dedicado los últimos 30 años a trabajar en África, y desde hace 12 años es el director médico del Hospital San Juan de Dios en Lunsar.

Con el traslado de este sacerdote ya son dos los religiosos con ébola repatriados a España. El primero, Miguel Pajares, falleció a mediados de agosto en el Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, donde estaba ingresado tras contraer la infección en Liberia. Pajares llegó a España junto con la hermana Juliana, que dio negativo en los test del ébola.

El enfermo habría dado positivo en la prueba de ébola a primeras horas de este sábado, aunque no habría solicitado ser repatriado hasta este sábado por la tarde, cuando la Orden cursó la petición formal al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que inició el procedimiento.

Una vez en Madrid, fue trasladado "siguiendo el protocolo de seguridad al complejo hospitalario La Paz-Carlos III de Madrid, donde ya fue ingresado el otro español infectado por ébola y perteneciente a la misma orden, el padre Miguel Pajares.

La familia de García Viejo ha recibido con pesadumbre y resignación la noticia de su enfermedad, de la que venían "sospechando" desde que se inició la propagación del virus en esta región africana. "Ya lo veníamos sospechando", ha reconocido Antonio García Viejo, hermano del cirujano infectado, quien también ha explicado que el domingo no ha conseguido hablar con su familiar, pero que sí lo ha hecho con los frailes de la orden de San Juan de Dios, quienes le han transmitido el deseo de su hermano de volver a España para ser tratado.

Propagación del ébola en África occidental

Desde el pasado mes de marzo se intensificó el brote actual de ébola en Guinea Conakry, que se ha extendido a poblaciones de Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Senegal. Según los datos suministrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), este brote de ébola, del tipo ébola-Zaire, ha infectado a unas 5.500 personas y ha causado más de 2.600 muertos. Pero la OMS cree que esos cálculos pueden estar por debajo de las cifras reales.

La cepa Zaire es una de las más agresivas y letales, dado que tiene uno de los índices de mortalidad más elevados —en torno al 90%— entre los virus patológicos humanos.

El virus del ébola se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes epidémicos casi simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). De los diferentes brotes que se han registrado desde 1976 hasta ahora, el actual es el que más muertes ha provocado, seguido del ocurrido en 1995 en Kiwit (Zaire), donde una epidemia de ébola-Zaire afectó a 315 personas y unas 254 fallecieron, con un índice de mortalidad del 81%.

Hay cinco variedades del virus del ébola: Sudán, Zaire, Reston, Côte d'Ivoire y Bundibugyo, de las cuales, Sudán, Zaire y Bundibugyo se han asociado a importantes brotes de fiebre hemorrágica en África.

El virus es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por contacto directo con sangre, líquidos orgánicos o tejidos de las personas infectadas.

Los primeros síntomas de esta enfermedad son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, seguidos de vómitos, diarreas, erupción cutánea, funciones renal y hepáticas alteradas e intensas hemorragias internas y externas.

El periodo de incubación —intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas— varía de 2 a 21 días. La fiebre hemorrágica del ébola es una de las enfermedades más mortíferas para el hombre al provocar brotes epidémicos con una tasa de mortalidad del 25% al 90%.

El hospital seguirá abierto

El Hospital Carlos III de Madrid permanecerá abierto con normalidad, tanto con la hospitalización como con las consultas externas, pese a que esta madrugada ya ha llegado el religioso Manuel García Viejo, infectado de ébola, según han informado fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña.

Toda la operación de repatriación del religioso Manuel García Viejo ha sido planificada y dirigida desde el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa y ejecutada con personal y medios del Ejército del Aire, al igual que la de los días 5 y 6 de agosto pasados en que se procedió a la evacuación desde Monrovia (Liberia) del sacerdote Miguel Pajares, también de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y de la monja de origen guineano y pasaporte español Juliana Bonoha.

El avión de transporte táctico fue adaptado para la misión de evacuación sanitaria durante la pasada noche en la base aérea de Torrejón, inmediatamente después de su llegada de Zaragoza. La medicalización ha consistido básicamente en la instalación de una cámara proyectada para aislar y mantener estabilizado al enfermo de ébola.