Al hombre se le acusa de ser la persona receptora de un contenedor con 300 kilos de cocaína procedente de Venezuela y con destino al puerto de Vigo. La droga, según informaron fuentes del Instituto Armado, viajaba oculta entre palés que contenían material industrial, en diez bultos de forma rectangular y cerrados herméticamente con cinta adhesiva. Este es el tercer alijo de cocaína intervenido en Galicia este mes.