Hoy llega a Sevilla para presentar su primer disco, Improperios, producido por Xavi Pérez (Antonio Orozco, Diego Martín...).

Es un nuevo boom YouTube...

(Risas.) Eso parece. Organicé un concurso para que la gente viera mi vídeo en la Red. Compré una consola como premio. Era como un gancho.

¿Cómo afronta su primer concierto en Sevilla?

Temeroso. Dices: «¿Qué pinto yo aquí, que vengo de 1.200 km más allá? ¿Vendrá alguien a escucharme?». Espero que esta noche la gente venga a echar un buen rato.

Rafa Martín ha colaborado...

Sí, él ha hecho los bajos del disco. Suenan genial. Ha sido un placer que haya colaborado en mi primer álbum.

El estilo de Improperios es...

... pop-rock de base y pinceladas flamencas, influencias de Triana o ElBicho. Pero no me gusta encasillarme porque ¡igual luego hago algo distinto, ¡como hicieron los Dover!

¿Cómo se define?

Algo colgaete, en el buen sentido. Soy impaciente. Y como buen aries, soy muy cabezón.

Tiene 22 años, ¿qué hacía antes de volcarse en su disco?

He hecho de todo. Trabajé hasta de peón con mi padre en una obra, pero ¡era alérgico al polvo! (risas).

* Sala Malandar. C/ Torneo, 43. A las 21.30 h. Entrada gratis.

BIO

Jeremías Blanco Caña. 22 años. De Rubí (Barcelona). Empezó diseño gráfico, pero colgó los estudios por la música.