Disturbios en el barrio de Sants
Dos jóvenes colocan un contenedor incendiado como barricada durante los incidentes tras la marcha hacia la comisaría de los Mossos d'Escuadra de Les Corts, en Barcelona. EFE

El Juzgado Penal número 28 de Barcelona ha absuelto al casteller que se enfrentaba a cinco años de cárcel por supuestos desórdenes públicos al "no resultar acreditado" que el acusado hubiese participado en los disturbios durante las manifestaciones contra el desalojo de la casa okupa de Can Vies quemando contenedores.

En un auto de este miércoles, el juez no considera probado que el acusado, Sergi Rubia, esa tarde del 28 de mayo de 2014 en las inmediaciones de la carretera de Sants "formase parte de un grupo organizado a fin de levantar barricadas que impidieran la acción policial" de las furgonetas de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra.

El joven, que siempre ha defendido su inocencia, pasó 23 días en la cárcelLa sentencia ha llegado solo un día después de que este martes se celebrase el juicio, en el que el acusado negó haber participado en los altercados; una versión que avalaron testigos en contra del relato de los dos agentes de la Guardia Urbana que lo detuvieron esa noche supuestamente después de que quemase un contenedor.

El joven, el primero de los detenidos en ser juzgado, pasó 23 días en prisión preventiva acusado de crear desorden público y de daños contra el mobiliario urbano, alegando que así se evitaba que volviera a manifestarse.

Al resto de detenidos no se les penó con cárcel preventiva pese a que se les imputaba faltas de mayor gravedad, sino que a algunos de ellos se les prohibió manifestarse, una medida cautelar revocada por la Audiencia de Barcelona al ser un "preocupante indicio de un contexto de anormalidad democrática".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.