Un niño de ocho años falleció en la tarde del lunes en un accidente en su domicilio en la localidad vallisoletana de Simancas, cuando el pequeño se encontraba jugando con un cinturón de tela y se cayó por el hueco de la escalera de la casa ubicada en la calle Esperanza.

En el momento de producirse los hechos, sobre las 18.30 horas, también se encontraban en el domicilio la madre del niño y tres hermanos suyos, todos menores de edad. La familia, de origen argentino, llevaba unos meses viviendo en el pueblo.

La primera hipótesis apunta a que el niño se pudo ahogar a causa de un accidente con un cinturón de tela que su madre y su hermana le habían requisado previamente por el peligro que acarreaba.

No obstante, habrá que esperar los resultados oficiales de la autopsia para esclarecer las causas de su muerte, aunque fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Valladolid afirmaron que todo hace suponer que la causa del siniestro fue un fatal accidente doméstico.