A Vigo le sigue faltando luz por la noche, sobre todo en las parroquias. Hace apenas un año una auditoría encargada por el Gobierno local revelaba que una de cada tres farolas de las 34.130 que había en Vigo necesitaba una reparación. El equipo de la alcaldesa, Corina Porro,  cumplía así con una de las cosas que prometió durante los 100 primeros días de su Gobierno y le dejaba las cosas claras a la empresa  a la que se le adjudicara el concurso del mantenimiento del servicio durante los cinco años siguientes.

Ese informe especificaba que había 11.311 puntos de luz deteriorados: 1.176 en el centro, 596 en los parques y 9.539 en las parroquias. El concurso se adjudicó por 10,8 millones de euros a IMES, –empresa que ya gestionaba el alumbrado– y, a la vez, el pasado mes de enero se contrataba otra compañía –SYCSA– para instalar 1.316 puntos de luz de bajo consumo entre enero y marzo.

Inseguridad

Hasta la fecha, según ha podido saber 20 minutos, tan sólo se han instalado 151 y se han repuesto otros 14, la mayoría en las parroquias. Beade es la que se lleva la palma con 30, seguida de Candeán con 24. Precisamente en Beade, desde la asociación de vecinos opinan que «lo que se ha hecho hasta ahora no es suficiente». Oia, Navia, Valadares o Castrelos, donde prácticamente no se ha instalado una bombilla, también reivindican más iluminación.

Mientras, el Concello ha colocado en cada alcorque de las calles recién humanizadas en el centro, cuatro focos que alumbran a las plantas y cuya función, puramente ornamental, no solventa las carencias de la ciudad. El Partido Galeguista reclamaba para Coia una mejor iluminación en el Pleno celebrado hace un mes. «La falta de luz crea cierta inseguridad», aseguraba su portavoz Manoel Soto.

En calles como Barcelona, Zamora o el Monte do Castro la situación no es distinta.

En la penumbra

La mayoría de los barrios y parroquias consultados por 20 minutos se siguen quejando de la falta de iluminación. El Concello está renovando el alumbrado pero no parece ser suficiente, a juzgar por las opiniones de los vecinos. 

Comesaña

Instalación obsoleta

«Parece un velatorio»: La asociación de vecinos de Comesaña no pide más puntos de luz, sino que quieren que se mejoren los actuales porque «la instalación es tan vieja que por las noches, parece un velatorio».

Teis

El largo camino a Pescanova

Robleda y Coutadas: «A la gente le da miedo ir andando a Pescanova», dicen en la asociación San Pablo de Teis. Además, Coutada y Robleda tienen muchos «puntos ciegos» y los mayores se quejan.

Casco vello

Más problemas

Rúa Real: Desde la asociación de vecinos del Casco Vello creen que «hay gente que ni siquiera se atreve a entrar por la noche» por culpa de la escasa iluminación en calles como Real.

Valladares

Renovación

Caídas de tensión: En Valladares piden renovar los antiguos puntos de luz e instalar otros nuevos, en caminos como Chato y Cañizo. Creen que con la mejora en la red se acabaría con las caídas de tensión.

Navia

Carreras de coches

Teixugueiras: La Policía local volvió a localizar la semana pasada a varios conductores probando sus vehículos por la calle Teixugueiras. La escasa luz incita a las carreras ilegales de gran velocidad.

Oia

Muy viejas

«Nos prometieron cambios»: La asociación de vecinos de Oia se queja de la poca luz que dan los puntos que hay instalados con «casi 30 años de antigüedad. Prometieron cambios pero, por ahora, nada».

Zona de povisa

Escasa iluminación

Salamanca: Todo el entorno de Povisa se caracteriza por la escasa iluminación que existe en toda la zona. Las calles Salamanca, Zamora o Barcelona sirven de ejemplo.