Los abogados consideran que «se trata de una práctica incomprensible» por parte de la Administración, que afecta a un número indeterminado de extracomunitarios que intentaron regularizar su situación en el proceso de normalización del año 2005 y les fue denegada la solicitud.