Los dos jóvenes acusados de provocar siete fuegos en julio de 1998 en Bages y el Berguedà sólo admitieron ayer ser culpables de cinco. Según la defensa, los dos procesados confiesan haber provocado pequeños fuegos que desencadenaron cinco incendios.

Por otra parte, las acusaciones particulares de los afectados culpan a Endesa de originar el mayor de los fuegos por su descuido en el mantenimiento de un tendido eléctrico.

Ayer se constituyó el tribunal popular que hasta finales de mayo juzgará a los dos jóvenes, para quienes la fiscalía pide 18 años de prisión, y a dos responsables de la zona de la mencionada compañía eléctrica.