En la presentación del Informe económico del presidente del Gobierno 2007,  Zapatero también afirmó que seguirá mejorando la productividad, desacelerándose los precios de consumo y moderándose el déficit exterior. El jefe del Ejecutivo recordó que 2006 fue «el mejor año económico de la democracia», ya que España  aumentó su PIB por encima de cada uno de los países del G-7 y se situó como octava economía mundial.