El 'sí' a la independencia de Escocia toma por primera vez la delantera al 'no' (51-49%) en una encuesta publicada este domingo por The Sunday Times con vistas al referéndum previsto para el 18 de septiembre.

La empresa demoscópica YouGov, encargada del estudio, señala que esta diferencia de solo dos puntos supone un "empate técnico" estadístico entre las dos tendencias, aunque reconoce que es la primera vez en toda la campaña que el 'sí' supera en intención de voto a la opción unionista.

Hace un mes, el 'sí' estaba a 14 puntos del 'no' en las encuestas

El dato de este domingo supone un incremento de cuatro puntos en el apoyo al 'sí' desde el último sondeo de esta empresa, realizado entre el 28 de agosto y el 1 de septiembre; mientras que la oposición a la independencia cayó del 53 al 49%.

El estudio descarta a quienes declaran que no votarán y a los indecisos. Incluyendo a ambos, la situación sitúa al 'sí' en el 47% y al 'no' en el 45%.

El 'sí' se habría beneficiado de la victoria percibida del ministro principal escocés, el nacionalista Alex Salmond, en el debate del pasado 25 de agosto. Salmond se enfrentó en el debate al líder de la campaña antiindependentista Better Together (Mejor Juntos), Alistair Darling.

Precisamente, Darling ya ha hecho referencia a esta última encuesta, que a su juicio, "debe servir como un llamamiento de alerta para cualquiera que pensara que el referéndum tendría una conclusión inevitable".

Una segunda encuesta, realizada por Panelbase para Sí Escocia (la campaña independentista), indica que el 'no' lidera con el 52 % frente al 48 % del 'sí', sin contar a los indecisos. También muestra que el apoyo de las mujeres, anteriormente reacias a la independencia, ha subido hasta el 47 %.

Estos resultados excluyen el impacto de quienes no van a votar y de los indecisos; si se tienen en cuenta, el 'sí' ganaría con un 47% y el 'no' perdería con un 45%.

Desesperados en el 'no'

Así, según el diario The Guardian, los partidarios del 'no' están buscando "desesperadamente" vías para volver a llevar la iniciativa en los últimos diez días de campaña. El rotativo londinense apunta a que una victoria del 'sí' "representaría un cambio impactante y daría rienda suelta a la mayor crisis constitucional en 300 años de historia de la unión (del Reino Unido), ya que los partidarios de la independencia estaban, hace menos de un mes, 14 puntos porcentuales por detrás del 'no' en las encuestas.

Para 'The Guardian', la victoria del 'sí' supondría la mayor crisis constitucional en 300 años de historia del Reino UnidoAsí, el 'no' quiere contrarrestar la euforia de los partidarios del 'sí' centrándose en el mensaje de que los escoceses pueden tener lo mejor de ambas naciones si permanecen en el Reino Unido, pueden tener más poder, incluyendo lo relativo a los impuestos y a su propio presupuesto, además de tener la seguridad financiera que ofrecen Gran Bretaña y la Unión Europea.

De hecho, el ministro de Hacienda británico, George Osborne, ha anunciado el desarrollo en los próximos días de un plan de aumento de la autonomía fiscal para Escocia si fracasa la opción independentista.

Precisamente, The Guardian cita fuentes comunitarias que advierten de que Escocia tendría que esperar, al menos, cinco años para formar parte de la UE como estado miembro, algo que contradice la afirmación de Alex Salmond, que siempre ha asegurado que Escocia podría negociar su adhesión "desde dentro" de la UE.

"Escocia tendría que volver a solicitar su ingreso y cada miembro tendría que estar de acuerdo en que fuera admitida. Habría una espera significativa de entre cinco y seis años. Para muchos catalanes, por ejemplo, este retraso y la ruptura de su sistema económico actual es lo que tienen en mente cuando consideran su independencia", aseguran estas fuentes de Bruselas.