El presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, dijo este domingo que no dimitirá, pese a las presiones para que abandone la institución por haber decidido personalmente que se ascendiera a su novia, Shaha Ali Riza, y se le subiera el salario.

"Creo en la misión de esta organización y creo que puedo llevarla a cabo", dijo Wolfowitz en la rueda de prensa final de la reunión semestral conjunta de esa institución con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Este es trabajo importante y tengo intención de continuar", dijo.

Wolfowitz dijo estar de acuerdo con la declaración emitida hoy por el Comité de Desarrollo, que representa a los 185 países miembros del FMI y el BM, en la que pidió al Consejo Ejecutivo de este último organismo, que dirige el día a día de la institución, que continúe con su investigación del caso.

"Este es un tema serio", dijo Wolfowitz. "El Consejo está analizando el tema y va a completar su trabajo. Creo que eso es algo en lo que estamos todos de acuerdo", afirmó.

El Comité de Desarrollo expresó en la declaración que emitió tras su reunión en Washington su inquietud por el caso de presunto nepotismo. "La situación actual es de gran preocupación para todos nosotros", dijo el Comité en su declaración final.

El caso afecta a Shaha Ali Riza, la novia de Wolfowitz, quien recibió un ascenso y un aumento salarial por instrucción directa del presidente del Banco Mundial.

"Esperamos que el Banco mantenga un alto nivel de buen gobierno interno", afirmó el Comité en su declaración, que se reunió hoy en el marco de la reunión semestral del Banco Mundial y el FMI.

"Tenemos que garantizar que el Banco pueda llevar a cabo su mandato de forma efectiva y mantener su credibilidad y reputación, además de la motivación de su personal", señala el documento.

Wolfowitz pidió "perdón" el jueves por haber decidido personalmente promocionar a Riza y aumentarle el sueldo en casi 61.000 dólares anuales.

Riza pasó a trabajar en el Departamento de Estado de EEUU con esas condiciones más ventajosas porque las normas del Banco Mundial impiden que una persona sea el jefe de su pareja sentimental.

La subida de sueldo, que siguió pagando el BM, dejó la remuneración anual de Riza en 193.590 dólares anuales libres de impuestos.