La Guardia Civil del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de Valladolid ha imputado a un varón de 50 años, A.S.B.M, vecino de Aguilar de Campos por el robo de un guacamayo rojo y azul (Ara Chloropterus) perpetrado hace ahora un año en la provincia de León, según informaron fuentes del Instituto Armado.

Las investigaciones que han concluido ahora con su detención se inciaron ante las sospechas de que el citado individuo, poseedor de un corral en Aguilar de Campos, pudiera dedicarse a actividades fraudulentas con este tipo de aves (robo, cría y venta de las mismas).

Finalmente, tras una inspección en citado inmueble efectivos del Seprona aprehendieron cuatro Guacamayos, tres azul y amarillo (Ara Ararauna) y uno rojo y azul (Ara Chloropterus), que el imputado tenía en su poder pese a carecer de la documentación del Convenio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (CITES) que acredita la legal procedencia de las mismas al estar incluidas en el Anexo B del Reglamento Europeo 338/97.

Realizadas gestiones sobre las aves incautadas, se pudo averiguar que uno de los especímenes había sido sustraído hace un año en la provincia de León. Una vez mostrada a su legítimo dueño, éste reconoció como suyo el guacamayo, por lo que el Seprona ha imputado un delito de robo al detenido.

Igualmente, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Valladolid ha interpuesto denuncias por supuestas infracciones a la Ley Orgánica 12/95, de 12 de diciembre, de Represión del Contrabando, por tenencia de especimenes CITES sin acreditar su procedencia, así como a la Ley 11/2003, de 8 de abril de Prevención Ambiental de Castilla y León por carecer de licencia ambiental para la tenencia aves; a la Ley 6/1994 de 9 de mayo de Sanidad Animal de Castilla y León, por carecer de Inscripción y Registro de Núcleos Zoológicos de más de 100 Aves Exóticas, Domesticas y Cinegéticas y encontrarse en inadecuadas condiciones higiénico sanitarias y sin control veterinario, y a la Ley 4/1996, de 12 de julio de Caza de Castilla y León, por mantener piezas de caza en cautividad (perdices y codornices).

Las aves aprendidas han quedado depositadas temporalmente en el Centro de Recuperación de Animales de la Junta de Castilla y León, a disposición de la autoridad judicial y de la Dependencia de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria de la Administración del Estado, mientras que el ave reconocida por su legítimo dueño le será entregada a éste en próximas horas.

La Guardia Civil instruye las correspondientes diligencias para su entrega al Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción Nº 1 de La Bañeza (León).

Consulta aquí más noticias de Valladolid.