El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha afirmado este viernes que el líder de su partido, Pedro Sánchez, tiene un "compromiso nítido y claro" con la unidad de España y ha añadido que en caso contrario él no le habría apoyado.

En declaraciones a la Cope recogidas por Europa Press, García-Page se ha mostrado convencido de que "no va a haber consulta" y ha añadido que si la hay, porque "en democracia no hay que tener miedo a que haya consulta", tiene que ser "entre todos los españoles".

En todo caso, ha afirmado que a él le preocupa más el sentimiento de "divorcio y de agravio sociológico" que se está produciendo en Cataluña y que está siendo "manipulado" por algunos políticos. También ha aludido a la "desarticulación" de CiU, que ha su jucio tiene mucho que ver con que "no ha podido frenar la ola de independentismo, se ha tneido que subir a ella y va a terminar arrastrada".

En su opinión, "las cosas hay que tenerlas muy claras", España "es una nación hace 30 años" y los españoles se pusieron de acuerdo "sin problemas" en denominar a Cataluña como "nacionalidad", un término que no se ha recuperado en todo este tiempo.

García-Page cree que no hay que tenerle miedo a la reforma de la Constitución, incluso ha dicho que le preocupa más la que pactaron "de un momento a otro" PP y PSOE en 2011: "Sería con la buena intención de frenar la subida de la prima de riesgo pero no sirvió para nada y creó un profundo desafecto a cómo se hacen estas cosas".

El alcalde de Toledo está convencido de que cuando pase la crisis económica todo se verá de otra forma y habrá menos manipulación sobre el asunto —aunque ha concedido que sobre Cataluña hay un trasfondo político "desde los Reyes Católicos"—.

Así, cree que lo primero es resolver el "auténtico problema", la crisis, con "antibiótico económico". "Este momento que vive España tiene mucho que ver con la tensión económica, se tiene que imponer la serenidad", ha dicho.

Por otro lado, ha admitido que la ley electoral se puede cambiar, pero ha rechazado que el PP pretenda hacerlo "por ordeno y mando" y por "miedo" a perder su mayoría en varias alcaldías.

Es más, ha avisado de que si en el caso de Cataluña se insiste en que tienen que "hablar todos los españoles", no puede ser que esta reforma "se imponga por mayoría absoluta". "Eso lo ha padecido sólo Castilla-La Mancha", se ha lamentado, aludiendo a la reforma del Estatuto de Autonomía regional.

Por último, preguntado por el auge de Podemos, considera que "no es una enfermedad" que el descontento social se traduzca en apoyo a este partido en vez de en reacciones violentas, pero ha dejado claro que lo combatirá porque "se basa en altas dosis de demagogia política".

Consulta aquí más noticias de Toledo.