'Pin up' - George Petty
Chica 'pin up' de George Petty Taschen - George Petty, courtesy Ronald Feldman Fine Arts, New York, and the George Petty estate

Con su lenguaje de inocencia y picardía, las ilustraciones pin up son uno de los más sonados testimonios de la cultura popular de la segunda mitad del siglo XX. Sus orígenes son humildes, nacieron para ser colocadas con alfileres o chinchetas en cualquier lugar, el término inglés pin up se refiere precisamente a la acción de prender o pinchar (to pin up). Creadas con el fin de estimular la imaginación del espectador masculino, eran piezas para el recreo, a menudo de contenido publicitario y sin ánimo de perdurar.

El paso del tiempo ha jugado a su favor resaltando con justicia la calidad artística de las humildes obras. La editorial alemana Taschen subraya que, en las últimas dos décadas, los trabajos de pintores imprescindibles del género (Alberto Vargas, George Petty, Gil Elvgren...) han pasado de venderse por 2.000 dólares en 1996 a costar 200.000 dólares o más en el presente. Creadas entre 1920 y 1970, las ilustraciones llenaban calendarios, portadas de revistas, pliegos centrales de publicaciones... Resulta asombroso saber que en su día, las compañías desechaban los originales una vez finalizada la explotación de la imagen.

Tras comprobar el éxito de títulos de la casa como The Great American Pin-Up, publicado por primera vez hace 15 años y reeditado varias veces desde entonces, Taschen se lanza al atractivo de las cotizadas ilustraciones con The Art of Pin-up (El arte del pin-up), un libro de gran formato (de 29 x 39,5 centímetros) que a lo largo de 546 páginas destaca el trabajo de los 10 artistas más importantes del género con pinturas, pasteles, bocetos y fotos preparatorias...

Ingenuidad y malicia

Buena parte del material procede de uno de los mayores archivos de calendarios pin-up, la histórica editorial Brown & Bigelow Company de Minnesota (EE UU), que desde 1925 está especializada en calendarios y otros productos de promoción. Además de la producción de la decena de autores imprescindibles, el tomo reseña el arte de 85 creadores adicionales y se presenta como "el compendio más completo" de artistas pin-up publicado hasta la fecha.

Las chicas podían ser actrices, modelos o jóvenes desconocidasCon las piernas convenientemente ladeadas y gesto de despreocupación, las chicas podían ser actrices, modelos o jóvenes desconocidas representadas con cierta fidelidad o sólo utilizadas como referencia.

A lo largo de las décadas el género popular ha simbolizado un nuevo acercamiento femenino a la sexualidad y desde su nacimiento ha suscitado comentarios positivos (relacionados con la saludable filosofía de mostrar la belleza femenina sin pudor) y negativos en referencia a la cosificación de la mujer. En su naturaleza ingenua y al mismo tiempo maliciosa, las obras se han convertido sin embargo en testimonios que traspasan su fin original y forman parte del arsenal de motivos irresistibles del arte pop.