La Comunidad de Madrid incluirá, a partir de la próxima legislatura, la vacuna contra el cáncer de cuello de útero en las prestaciones sanitarias del Servicio Madrileño de Salud. Así lo anunció hoy el consejero de Sanidad y Consumo, Manuel Lamela, en la inauguración del I Congreso Internacional de Salud Pública y Gestión Sanitaria.

Lamela explicó que la introducción de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VHP) se llevará a cabo una vez que la Agencia Española del Medicamento autorice su comercialización en España.

A su juicio, "es lamentable que España sea el único país de la Unión Europea que aún no cuenta con la autorización para vacunar a adolescentes con la primera vacuna que se comercializa contra el cáncer".

"Nosotros hemos pedido en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y en el Ministerio de Sanidad que se comercialice ya la vacuna y que se apruebe en la Agencia Española del Medicamento, porque eso supondría que ya estaría a la venta para cualquier ciudadano", subrayó.

Asimismo solicitó que "se incorpore la vacuna al calendario vacunal, en términos de igualdad y para todos los ciudadanos de España" y aseguró que "si se decide no incorporarlo o retrasarlo, la Comunidad de Madrid lo incorporará en su calendario de vacunas para sus ciudadanas".

"Es una vacuna que está probada y acreditada, por lo que no hay motivo alguno para que se produzcan dilaciones y que no se incorporte de inmediato al calendario vacunal de la Comunidad de Madrid".

Agregó que "es una vacuna que está probada y acreditada, que está funcionando en toda Europa", por lo que, a su juicio, "no hay motivo alguno para que se produzcan dilaciones y que no se incorpore de inmediato al calendario vacunal de la Comunidad de Madrid".

467 casos en 2006

Durante el año pasado se registraron 467 casos de cáncer de cuello de útero en la región, siendo la tasa de mortalidad nacional de cerca de seis casos por cada 100.000 habitantes.

Tras el anuncio, el PSOE calificó la promesa de Lamela de "ruin, falsa y electoralista", pues la comercialización de este fármaco "aún no está aprobada y no puede ser ofrecida a los ciudadanos hasta que la Agencia Española del Medicamento autorice su aplicación".

"No se puede jugar con las esperanzas de los pacientes por motivos electoralistas y menos tratándose de una enfermedad tan seria como el cáncer. Todo tiene un límite y Lamela una vez más lo ha sobrepasado", opinó el diputado Lucas Fernández, portavoz del PSOE en Sanidad en la Asamblea de Madrid.