La delegada territorial de Turismo, Comercio, Fomento y Vivienda de la Junta en Almería, Encarna Caparrós, ha lamentado este miércoles el "daño a la imagen turística" que ha provocado la gestión de dos hoteles de la provincia en los que los clientes se han manifestado por un mal servicio, puesto que esto "no se corresponde con el trabajo de los profesionales hosteleros" almerienses sino que es fruto de empresarios "que no apuestan por la calidad y el trabajo de los profesionales".

En declaraciones a Europa Press, Caparrós ha indicado que situaciones como las de este martes, en las que los huéspedes del hotel Alcazaba Mar irrumpieron en las cocinas y el restaurante del establecimiento para conseguir comida, "hacen daño a la imagen turística de Almería y al empresario que cuida la calidad y la excelencia del servicio" al tiempo que denota que "no se valora a los profesionales de la hostelería".

La delegada ha precisado que este miércoles una inspección de Turismo ha acudido al establecimiento tras conocerse las protestas de los clientes, que se vieron afectados por un paro de los trabajadores, la mayoría eventuales, a los que la empresa debe dos nóminas. Los inspectores han hecho un seguimiento de las reclamaciones y se han reunido con los subdirectores del hotel antes de comprobar que se habían corregido las deficiencias correspondientes a los servicios de comida.

Pese a que las deficiencias se han "corregido", la titular territorial de Turismo ha criticado que haya empresas que "no cuiden el negocio" y abran establecimientos "de esta manera". "No se corresponde con el esfuerzo que se realiza desde la Consejería para conseguir un turismo de calidad ni con los índices de satisfacción de calidad que trasladan los clientes que se han alojado en la provincia. Almería no se merece esto", ha apuntado Caparrós.

De esta forma, la delegada ha instado a los empresarios que gestionan estos establecimientos, ambos dependientes de la cadena hotelera Vita Hoteliers, a que apuesten "por una industria que da trabajo y que debe darlo en condiciones óptimas y respetando la profesionalidad de los trabajadores" para así aprovechar "el medio tiempo de vacas gordas, que arroja los mejores resultados hoteleros y turísticos" desde hace años.

Cabe recordar que los inspectores de Turismo también tuvieron que acudir este verano hasta el establecimiento Vita Bellavista de Roquetas de Mar (Almería) ante la manifestación de los clientes, quienes criticaron irregularidades en el servicio y falta de comida. Ante esto, la cadena hotelera anunció compensaciones individuales a los huéspedes.

Situación laboral

Los establecimiento de la cadena hotelera han vivido durante las últimas semanas una situación convulsa debido a las tensiones desatadas con respecto a la plantilla que sustenta los diferentes hoteles, con quienes se han producido situaciones de impago, especialmente con los trabajadores contratados eventualmente para la campaña de verano, según han indicado a Europa Press fuentes sindicales.

En este sentido, la dirección del Gran Hotel Almería, también perteneciente a la cadena, consiguió la pasada semana evitar un paro de sus trabajadores, con los que se había comprometido a abonar de manera fraccionada las nóminas correspondientes al mes de julio, de manera que percibieron la parte correspondiente a la primera quincena este martes mientras que la segunda debía de ser ingresada este miércoles. Los impagos, según los sindicatos, habrían afectado a empleados eventuales de otros establecimientos de la provincia.

Consulta aquí más noticias de Almería.