Agentes de la Policía Nacional han detenido a una pareja, de 30 años y nacionalidad española, a la que se le imputan presuntamente, hasta el momento, cuatro robos con violencia e intimidación, un robo con fuerza y un hurto a viandantes, a los que abordaban en la madrugada en el centro de la capital.

El pasado 7 de agosto, los detenidos, de manera escalonada, cometieron por las calles del centro de Murcia tres robos con violencia e intimidación.

La mujer, armada con un objeto punzante, se aproximaba a sus víctimas, viandantes, que solos o acompañados se veían intimidados por el destornillador que la ahora detenida esgrimía. Tras el robo de las pertenencias, la autora se daba a la fuga y era recogida en las proximidades por un todoterreno, que en alguno de los casos llevaba la matrícula cubierta.

En uno de los casos las dos víctimas cayeron al suelo, resultando una de ellas con lesiones por las que tuvo que ser ingresada y posteriormente operada en el Hospital Virgen de la Arrixaca.

En otro de los robos, tras conseguir las víctimas repeler la agresión, el todoterreno los persiguió, colisionando en su persecución con alguno de los vehículos estacionados.

El pasado día 27 esta pareja reanudó sus andanzas y a altas horas de la noche cometió un hurto, un robo con fuerza y un robo con violencia e intimidación con el mismo 'modus operandi' por el centro de Murcia.

El Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito de San Andrés tomó declaración a las víctimas, realizó numerosos reconocimientos fotográficos y visionó diversas cámaras de seguridad, pudiendo identificar y localizar a los autores de estos hechos.

Junto con las detenciones practicadas han quedado intervenidos un vehículo todoterreno, un destornillador y numerosos recibos de venta de joyería y de electrodomésticos correspondientes a transacciones realizadas en distintos establecimientos de compra-venta de oro y de electrodomésticos de Molina de Segura.

Esta pareja ha sido detenida en dos ocasiones en el plazo de 15 días, pasando por última vez a disposición judicial el 29 de agosto. La operación ha sido llevada a cabo de manera conjunta por agentes del Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Distrito de San Andrés de la Jefatura Superior de Policía de Murcia y la Policía Local de Murcia.

Consulta aquí más noticias de Murcia.