Estado Islámico difundió este martes un vídeo en el que uno de sus milicianos suníes decapita, aparentemente, al periodista estadounidense Steven Sotloff, según informa SITE, portal de seguimiento a los foros yihadistas en Internet. Los terroristas utilizaron el vídeo de la decapitación de James Foley el pasado mes de agosto para amenazar con hacer lo propio con Sotloff.

Horas después de la aparición del vídeo, eFue secuestrado en agosto de 2013 en Sirial Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ha confirmado finalmente su autenticidad. En el vídeo, recogido por SITE, un hombre enmascarado también amenaza con matar a David Haines, un rehén británico, y urge a los gobiernos a romper "su diabólica alianza con Estados Unidos".

El ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, ha admitido que Reino Unido intentó rescatar, sin éxito, al rehén amenazado; su familia ha pedido expresamente a los medios de comunicación que no difundan su identidad, según la BBC.

Sotloff, un periodista freelance estadounidense, fue secuestrado en agosto de 2013 en Siria, mientras cubría la guerra civil que desafía al Gobierno de Bashar al Assad. El pasado 19 de agosto se supo que estaba en manos del Estado Islámico porque difundió otro vídeo en el que amenazó con decapitarle, si Estados Unidos no cesaba su ofensiva aérea en Irak. "La vida de este ciudadano, Obama, depende de tu próxima decisión", dijo.

Consecuencias internacionales

El verdugo del periodista advierte en la grabación a la comunidad internacional de las consecuencias de unirse a EE UU en su lucha contra el grupo yihadista y amenaza con más muertes. "Aprovechamos la ocasión para advertir a los gobiernos que entran en esta alianza diabólica de EE UU contra el Estado Islámico de retroceder y dejar a nuestro pueblo tranquilo", dice el verdugo ante la cámara antes de proceder a la decapitación del periodista.

Estoy pagando el precio de tu interferencia con mi vida. ¿No soy un ciudadano estadounidense?

El miembro del EI reitera al presidente estadounidense, Barack Obama, que la muerte de Sotloff es consecuencia de su política exterior respecto a Irak, y dice volver tras el asesinato del periodista James Foley, por el mismo método, debido a su "arrogante" postura al continuar bombardeando las posiciones yihadistas.  "Mientras tus misiles continúen atacando a nuestra gente, nuestro cuchillo continuará atacando el cuello de tu gente", reitera.

El vídeo comienza con un primer plano del periodista estadounidense, quien de rodillas, también acusa a Obama de tener que pagar con su vida por su "intervención en Irak". "Obama, tu política internacional de intervención en Irak estaba destinada supuestamente a proteger las vidas e intereses estadounidenses, pero estoy pagando el precio de tu interferencia con mi vida. ¿No soy un ciudadano estadounidense?", dice el reportero, de 31 años.

"De lo poco que sé sobre política exterior, recuerdo un tiempo en el que no podías ganar una elección sin prometer devolver a nuestras tropas a casa desde Irak y Afganistán y cerrar Guantánamo. Aquí estás, Obama, cerca de terminar tu mandato y no habiendo cumplido ninguna (de esas promesas), y de manera engañosa poniendo a los estadounidenses en medio del fuego cruzado", agrega.

Respuesta del Pentágono

El Pentágono aseguró que mantendrá sus ataques aéreos contra posiciones del Estado Islámico (EI) en Irak el tiempo que considere necesario para expulsar a la milicia extremista de posiciones estratégicas y detener sus violaciones de los derechos humanos. El portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, dijo que las milicias del EI siguen intentando capturar de nuevo la estratégica presa de Mosul y "mientras sigan suponiendo una amenaza vamos a continuar golpeándoles".

Por su parte, y sin esperar a la confirmación oficial, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, condenó en la ciudad neozelandesa de Auckland la supuesta decapitación. Ban calificó de "brutal" la decapitación de Sotloff, y pidió que "los responsables comparezcan ante la justicia", en un discurso público dado tras recibir el título honorario de doctor en leyes en la Universidad de Auckland, según la cadena de televisión TVOne de Nueva Zelanda.