Barack Obama
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, (d), visita una fábrica de la localidad de Golden Valley, en Minnesota. CRAIG LASSIG / EFE

La actividad económica de Estados Unidos creció a un ritmo del 4,2% anual en el segundo trimestre de este año, dos décimas más que en el cálculo preliminar, ha informado este jueves su Departamento de Comercio. Es su crecimiento más alto desde el tercer trimestre de 2013.

Las cifras confirman que el crecimiento en el segundo trimestre fue firmeEn el segundo de sus tres cálculos del producto interior bruto (PIB) trimestral, el Gobierno indica que las empresas aumentaron sus inversiones en estructura en un 9,4%, en lugar del 5,3% calculado inicialmente. El gasto empresarial en equipos aumentó en un 10,7%, en lugar del 7% que mostraba el cálculo preliminar.

"Las cifras corregidas confirman que el crecimiento en el segundo trimestre fue firme, lo que corresponde a los datos recientes de fuerte crecimiento del empleo y mejoras en otros indicadores", señaló el presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Jason Furman.

Gran contraste con Europa

El buen dato estadounidense contrasta con el frenazo de la economía en Europa. El PIB de la eurozona se estancó en el segundo trimestre del año al registrar un crecimiento nulo con respecto al primer trimestre, y en el conjunto de la Unión Europea (UE) avanzó un 0,2%, una décima menos, según el cálculo adelantado publicado este jueves por la oficina comunitaria de estadística Eurostat.

La FED siempre ha defendido que una política monetaria expansiva es apropiada para relanzar la economíaLa economía de la eurozona, lastrada entre abril y junio por la contracción del PIB alemán, el crecimiento nulo de Francia y la recesión técnica de Italia, había registrado crecimientos ligeros pero constantes en los últimos trimestres de 2013 y el primero de 2014, pero ahora ha vuelto a estancarse.

La Administración Obama —a diferencia de las políticas de austeridad de la Unión Europea— ha llevado a cabo en los últimos años un programa de compra de bonos por 85.000 millones de dólares al mes ante el "moderado" ritmo de crecimiento y la "elevada" tasa de desempleo. Tras evaluar el impacto positivo de la medida, EE UU suavizó el estímulo en mayo a 25.000 millones mensuales.

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) —el banco central estadounidense, ahora liderado por Janet Yellen— siempre ha defendido que una política monetaria ampliamente expansiva es apropiada durante un amplio periodo de tiempo para relanzar la economía, crear empleo y solucionar los problemas de deuda.


Los expertos, sorprendidos con la cifra

Las cifras en Estados Unidos han sorprendido hasta a los expertos, que esperaban un crecimiento del PIB a una tasa anual del 3,9%, tres décimas por debajo del cálculo publicado este jueves. El Gobierno de Obama publicará a finales de septiembre su tercer y último cálculo del PIB de este segundo trimestre.

Entre enero y marzo, la mayor economía del mundo registró una contracción del 2,1% anualizado, atribuida en gran medida a la abundancia de tormentas de nieve y al frío invernal, que redujo la la actividad en buena parte del país en ese primer trimestre.

Pero en el segundo trimestre, el gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios del PIB, ha aumentado a una tasa anualizada del 2,4%. Y las ganancias de las empresas, que en el primer trimestre habían disminuido en un 9,4%, crecieron ya en el segundo un 8%.