Priego cierra su V Encuentro de Encaje de Bolillos con 70 participantes y con el deseo de que atraiga a gente más joven

La plaza de los Condes de Priego ha acogido este domingo su V Encuentro Nacional de Encaje de Bolillos, en el que han participado setenta bolilleras procedentes de las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara o Madrid, la mayoría de ellas mujeres, aunque con representación también masculina y presencia de algún niño, según ha explicado a Europa Press Josefa Álamo, presidenta de la Asociación de Mujeres 'El rosal' que organiza esta cita anual.
Encaje bollillos
Encaje bollillos
EUROPA PRESS

La plaza de los Condes de Priego ha acogido este domingo su V Encuentro Nacional de Encaje de Bolillos, en el que han participado setenta bolilleras procedentes de las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara o Madrid, la mayoría de ellas mujeres, aunque con representación también masculina y presencia de algún niño, según ha explicado a Europa Press Josefa Álamo, presidenta de la Asociación de Mujeres 'El rosal' que organiza esta cita anual.

En declaraciones a Europa Press, Álamo ha confirmado que el encuentro ha mantenido el número de participantes con respecto a la pasada edición, aunque ha echado en falta "participantes menores de veinte años", que son los que, ha apuntado, podrían asegurar el relevo generacional.

El evento, que ha comenzado con un desayuno de productos típicos de la zona y que ha contado también con la presencia de varios comercios procedentes de Lleida, Madrid o Barcelona relacionados con los útiles necesarios para realizar este tipo de labores, ha servido, un año más, para facilitar "el intercambio de experiencias y opiniones en torno a una labor cuya obra final es la misma, pero el manejo del bolillo es diferente dependiendo del lugar", ha detallado Álamo.

La responsable de la organización del encuentro de Priego confiesa que en el encaje de bolillos "hay poco margen para la innovación", y, en todo caso, esta se refiere a la presentación final, que puede abarcar, ha dicho, "desde pulseras y colgantes hasta bolsos, pañuelos o abanicos".

Pero, hasta llegar al resultado final, la del encaje de bolillos es una labor "muy fina, que lleva mucho trabajo", ha confesado Álamo, "aunque te distrae mucho y hace que te olvides de todo, por lo que es una buena forma de quitarte el estrés", ha aseverado.

Tras agradecer el apoyo de los comercios e instituciones colaboradoras, entre las que se encuentran el Ayuntamiento de Priego o la Diputación Provincial, Josefa Álamo ha explicado que el objetivo de la organización es "mantener cada año las cincuenta o cien bolilleras participantes para sentar una buena base y que se aficione cada vez más gente".

Con la misma filosofía y con la esperanza "de seguir adelante, porque todo está en manos de los jóvenes", según ha relatado la presidenta de la asociación 'El rosal', el colectivo imparte, durante todo el año, clases de encaje de bolillos a las que asisten unas diez o doce alumnas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento