Al menos 172 personas resultaron heridas debido al terremoto de magnitud 6,1 que sacudió hoy el norte de California (EE.UU.), el mayor en la zona desde 1989, mientras que un centenar de casas fueron declaradas inseguras y miles de hogares permanecen aún sin luz, según las autoridades.

Más de 20.000 abonados se han quedado sin electricidad en Napa El epicentro se situó a 10 kilómetros de profundidad, a unos 10 kilómetros al suroeste de la ciudad de Napa y a poco más de 80 al suroeste de Sacramento, según informó el Servicio Geológico estadounidense (USGS, en inglés).

El gobernador de California, Jerry Brown, ha declarado el estado de Emergencia en los condados de Napa, Solano y Sonoma por el terremoto más fuerte registrado en el norte de California en los últimos 25 años.

El Servicio Geológico calculó en un primer momento la magnitud del terremoto en 6,0 grados, pero unas horas más tarde la cambió a 6,1.

"El sismo cerca del Área de la Bahía (de San Francisco) esta mañana fue el terremoto más grande que ha golpeado esa zona desde el terremoto de Loma Prieta hace casi 25 años", señaló el USGS en su cuenta oficial de Twitter.

El director del Centro Médico Queen of the Valley, en Napa, Walter Mickens, aseguró a los periodistas que al menos 172 personas fueron atendidas en ese centro médico por lesiones relacionadas con el temblor, en su mayoría por heridas superficiales y magulladuras, pero que todas fueron dadas de alta excepto seis. Entre esas seis personas que están en estado grave hay tres que permanecen en estado crítico, incluido un niño al que le cayó encima la chimenea de su casa y un adulto que sufrió un infarto.

Debido a la avalancha de pacientes, en el Centro Médico Queen of the Valley los empleados dispusieron un centro de emergencia en el estacionamiento para recibir a los heridos.

Un incendio en un aparcamiento de autocaravanas destruyó al menos cuatro viviendas en Napa. Según las autoridades, al menos quince edificios quedaron totalmente inhabitables y en total hay un centenar de casas que han sido declaradas inseguras en la zona del valle de Napa. En la ciudad de Napa el seísmo dejó daños aún por evaluar, pero las calles se ven llenas de ladrillos, cristales rotos y escombros.

Hay múltiples informes de cortes en el suministro energético, fugas de gas e inundaciones en el área de la Bahía de San Francisco, mientras que 20.000 abonados se han quedado sin electricidad en Napa.

Fuentes de la Pacific Gas and Electric Company citadas por la cadena de televisión ABC, aseguraron que 7.300 usuarios aún permanecen sin fluido eléctrico debido al seísmo. Debido a la falta de electricidad, gran número de hogares que dependen para ello de la energía están sin suministro de agua corriente.

Las autoridades locales estuvieron toda la jornada inspeccionando posibles daños a infraestructuras y durante cierto tiempo cerraron dos autopistas para evaluar su estado, pero las volvieron a abrir tras verificar su seguridad, al igual que la de los puentes del Área de la Bahía, donde se encuentra San Francisco.

No obstante, las autoridades han anunciado el cierre de las escuelas mañana lunes en Napa, una pintoresca población famosa mundialmente por sus colinas con viñedo y por albergar algunas de las más afamadas bodegas vinícolas del país.

El sismo se produjo mientras muchos de los residentes de la zona dormían, pero Erica Gregory, que estaba trabajando en el turno de noche en una gasolinera cerca de la localidad de Vallejo, aseguró que los artículos de la tienda empezaron a volar por los aires.

"Fue angustioso. Y no había otra solución que quedarse ahí y esperar", dijo Gregory al San Francisco Chronicle.

Sospecha de la falla de West Napa

Hasta el momento no se ha determinado la causa del terremoto, pero el USGS indicó en su cuenta de Twitter que "sospecha" de la sección de Browns Valley en la falla de West Napa.

El Servicio Geológico estadounidense (USGS) informó de que se han registrado medio centenar de réplicas después del fuerte temblor de esta mañana, que en un principio se le atribuyó una magnitud de 6,1 y que es el más fuerte registrado en la zona desde el sismo de 7,0 grados que sacudió Loma Prieta en 1989.

El USGS también redujo a un 36 por ciento las probabilidades de que en los próximos siete días se registre una réplica fuerte, es decir, de 5 o una magnitud mayor en la escala Richter.

En el terremoto de Loma Prieta, en octubre de 1989, murieron 63 personas, 16.000 viviendas quedaron destrozadas y se quebró parte del Bay Bridge, el largo puente que une San Francisco con el este de la bahía.