David y Victoria Beckham
David y Victoria Beckham. (ARCHIVO)
De platino y diamantes es el último regalo que le ha hecho David Beckham a su esposa. Pero no se trata de un collar que colgar del cuello o una pulsera para lucir en la muñeca sino de un vibrador que se dice que está valorado en 2 millones de dólares (casi millón y medio de euros). Un objeto de lujo para una práctica tan común como es el
onanismo.

Parece ser que regalar juguetes sexuales es algo que las estrellas de Hollywood no sólo hacen habitualmente, sino que gustan de comentar y alardear sobre ello. Y como la pareja Beckham está a punto de aterrizar en Los Angeles debido al nuevo destino profesional de 'Becks', pues ya se sabe: allá donde fueres haz lo que vieres.

El dinero que cuesta una lujosa mansión lo podrá tener ahora Victoria Beckham entre las piernas, según una información de Sport.es de la que también se han hecho eco otros medios de todo el mundo.

Un aparatito no apto para todos los bolsillos aunque bien es cierto que Victoria no es una cualquiera y, ciertamente, si tiene que sustituir a su codiciado y deseado marido por un objeto inanimado entre las sábanas, lo suyo es que sea de auténtico lujo.