La empresa pública municipal Aguas de Cuenca ha iniciado las obras de instalación de una reja automática de desbaste en la estación depuradora de aguas residuales de la capital conquense con el objetivo de impedir que los residuos que llegan a la red de saneamiento a través de los inodoros y que superan las seis toneladas cada dos meses alcanzaran las bombas mecánicas que trabajan en la depuración de aguas residuales, con el riesgo que ello suponía para el funcionamiento de la depuradora, según ha explicado el alcalde de Cuenca, Juan Ávila.

En declaraciones a la prensa durante su visita a la estación depuradora, Ávila ha asegurado que hasta ahora todos los residuos que se tiraban a través del inodoro, "sobre todo toallitas higiénicas, iban a parar a la red de saneamiento y venían a la estación depuradora de aguas residuales". Ante esta situación, ha apuntado, "corríamos el riesgo de tener una avería tan importante que no nos permitiera que todo el agua que va a parar al Júcar estuviera convenientemente depurada".

Y es que, ha señalado, cada dos meses se llena un contenedor con seis toneladas de este tipo de residuos y, ha dicho, "atender continuamente a esas reparaciones y proceder a la limpieza de la acumulación de estos residuos durante un año nos costaba cerca de 80.000 euros".

Por su parte, las obras que está acometiendo Aguas de Cuenca, gestora de la estación depuradora, tienen un coste inferior a los 100.000 euros, por lo que, ha calculado Ávila, "con lo que vamos a ahorrar en un año en limpiezas y reparaciones, prácticamente amortizamos esta inversión".

El plazo de ejecución de las obras acaba a finales de septiembre, periodo durante el cual, ha anunciado el primer edil conquense, "la depuradora va a seguir funcionando perfectamente, lo que hace que su ejecución sea más compleja y tarde un poco más".

Y es que, ha aseverado, "las cuestiones ambientales son un requisito para este equipo de Gobierno", por lo que, ha insistido, "de ninguna manera, ni siquiera para hacer una obra tan importante como esta, podía dejarse sin funcionar ni siquiera una hora la depuradora de Cuenca".

Las obras,

Gracias a la empresa municipal

Unas obras, ha puntualizado Ávila, que se han acometido gracias "a la existencia de la empresa pública cien por cien municipal Aguas de Cuenca" y que, ha recordado, "se tenían que haber hecho hace mucho tiempo, pero no había recursos y ahora los hay".

En esta línea, el alcalde de Cuenca ha calificado esta obra como "imprescindible desde un punto de vista fundamentalmente ambiental, pero también económico y ahora, afortunadamente, la podemos hacer".

Ávila ha añadido que la existencia de esta empresa está permitiendo que obras de conservación o mejora de infraestructuras hidráulicas "absolutamente imprescindibles que no se han ejecutado en mucho tiempo se puedan ejecutar en estos momentos", cuando, ha criticado, "todas las infraestructuras hidráulicas del municipio de Cuenca han estado abandonadas durante muchísimo tiempo, especialmente durante la legislatura pasada".

Tras defender la "buena gestión" de Aguas de Cuenca, el regidor conquense ha avanzado que, si no se invierte en la conservación de dichas redes, "dentro de no mucho tiempo, el dinero que habría que dedicar a reparar esas grandes averías sería muchísimo mayor y tendría que salir de donde sale siempre, del bolsillo de los conquenses", ha resuelto, asegurando que eso es "algo que no va a ocurrir" mientras él "siga siendo alcalde y sigamos gestionando el agua desde una empresa pública".

Consulta aquí más noticias de Cuenca.