Andalucía ha recaudado 375 millones de euros con el plan de lucha contra el fraude fiscal de la Junta, según ha explicado la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, que, en rueda de prensa, ha presentado un balance de este programa, que se viene desarrollando en la comunidad autónoma desde octubre de 2012, y que ha permitido incrementar la recaudación prevista en un 12,6 por ciento.

La consejera ha destacado que el fraude fiscal "resta recursos para el sostenimiento de los servicios públicos", por lo que ha defendido una política "enérgica" de lucha contra la evasión de impuestos. "Queremos mejorar la conciencia y ética fiscal" para que se contribuya de acuerdo con la verdadera capacidad económica de cada sujeto, ha subrayado. "Con este plan buscamos que ciudadanos y empresas sean conscientes de que existe una elevada probabilidad de que los comportamientos fraudulentos sean rápida y severamente corregidos", ha enfatizado en su comparecencia.

Montero ha recordado que las comunidades autónomas participan en el sistema tributario con competencias "limitadas", pues los impuestos que aportan más recaudación, como IRPF, IVA o Sociedades, son gestionados por el Estado. Así, ha explicado que Andalucía tiene competencias de gestión y, por tanto, de lucha contra el fraude, sobre los tributos propios y los cedidos (Sucesiones y Donaciones; Patrimonio y Transmisiones patrimoniales), que suponen el 10 por ciento de los ingresos no financieros de la Comunidad.

En este sentido, ha reclamado al Gobierno de España que ponga en marcha todos los recursos necesarios para asegurar el cumplimiento de las obligaciones tributarias por parte de todos, y especialmente de "aquellos con mayor volumen de renta o patrimonio" y critica por "insuficientes" las medidas contra el fraude contenidas en la reforma tributaria recientemente aprobada. Asimismo, ha recordado la "amnistía fiscal" del Gobierno central, decisión "contraria al principio de equidad", y que en su día "no contribuyó a la mejora de la conciencia y ética fiscal ni tampoco alcanzó los objetivos recaudatorios anunciados".

La consejera ha indicado que la lucha contra el fraude fiscal es una de las prioridades del Gobierno andaluz, con el triple objetivo de materializar el principio de equidad de todos los contribuyentes, lograr un aumento de la recaudación y contribuir al mantenimiento del Estado de Bienestar.

Montero ha destacado que los 375 millones de euros recaudados "superan las expectativas" y la proyección que su departamento había realizado de la recaudación por operaciones de control antes de la puesta en marcha del Plan de lucha contra el fraude, concretamente, un 12,6 por ciento más de las previsiones de la Agencia Tributaria de Andalucía.

Las actuaciones de control desarrolladas se han plasmado en 20 millones de euros recaudados al mes por liquidaciones, casi un 40 por ciento más que en 2011. La consejera, que analizó los tributos sobre los que la Comunidad tiene competencias en la lucha contra el fraude, ha cuantificado en 100 millones de euros el incremento de la recaudación en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, mientras que los ingresos por Impuesto de Patrimonio se han triplicado y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, tributo muy condicionado por el ciclo económico, ha crecido un 11,26 por ciento.

Montero ha explicado que este plan se estructura en un triple eje, esto es, las actuaciones de control sobre los impuestos personales y progresivos gestionados por la Agencia andaluza, así como sobre los beneficios fiscales, y la mejora de la recaudación.

Para el control y seguimiento de los tributos, se han puesto en marcha medidas como la elaboración de una base de datos de 'contribuyentes potenciales' del Impuesto del Patrimonio, para la comprobación de sujetos que omiten su obligación de presentar la correspondiente autoliquidación, además de verificar y regularizar las presentadas. Gracias a ello, la recaudación media mensual se ha multiplicado por cuatro respecto al periodo anterior a la aplicación del Plan.

Por su parte la recaudación media de las actuaciones de control de Donaciones y Sucesiones, se ha multiplicado por tres, tras iniciativas como la puesta en marcha del servicio de asistencia para la confección de la autoliquidación, el seguimiento de las solicitudes de prórroga o a través de la explotación de la información proporcionada por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Finalmente, se ha duplicado la recaudación mensual del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados a partir de medidas como la comprobación de transmisiones entre personas con vínculos de parentesco, las adquisiciones de bienes realizadas por menores de edad o no declarantes del IRPF, entre otras.

La Agencia Tributaria de Andalucía también ha implementado actuaciones de control sobre los beneficios fiscales.

Compensaciones de oficio

Respecto a la mejora de la recaudación, el objetivo es "asegurar el cobro de todos los ingresos de gestión autonómica en el menor plazo posible". Para ello, la Agencia Tributaria andaluza ha impulsado actuaciones como las compensaciones de oficio, de modo que cuando un deudor tributario es a su vez destinatario de algún pago por parte de la Junta, solo se le abona la cantidad resultante tras descontar la cuantía adeudada.

En este periodo se han dictado 829 resoluciones de compensación que han supuesto 18,5 millones de euros y se ha incrementado un 35 por ciento la tramitación de aplazamientos y fraccionamientos.

La consejera ha destacado el "importante esfuerzo y dedicación" realizado por los funcionarios de la Agencia Tributaria andaluza que, desde la implantación del Plan de lucha contra el fraude, han iniciado 115.000 expedientes de liquidación de tributos y presentado 35.000 autoliquidaciones.

Montero también ha informado sobre los casi 70.000 procedimientos sancionadores iniciados desde octubre de 2012 y que han concluido con la incoación hasta la fecha de 62.000 sanciones. La recaudación por sanciones vinculadas a las medidas del plan asciende a 22,5 millones.

Presupuestos de 2015

La consejera espera que "ojalá en un futuro la recaudación que se tiene que producir por parte de las rentas más altas permita aliviar la presión fiscal sobre el conjunto de la población que tiene más dificultades, como las clases medidas, las grandes perjudicadas de la reforma fiscal del Gobierno", aunque ha dejado claro que la Junta no contempla un incremento de la presión fiscal para 2015.

"Tenemos que hacer efectiva la recaudación para que en el futuro se pueda plantear un escenario que alivie esa presión", ha agregado Montero, quien ha recordado que el Gobierno "va a transferir nuevamente menos dinero a la Junta para los presupuestos de 2015, eso es una realidad, son 600 millones menos, y el gasto público no puede seguir minorándose".

Por ello, ha explicado que en agosto se está trabajando "intensamente" sobre el presupuesto de 2015 "en concreto en la vertiente de ingresos, para ver cómo podemos levantar esos menores ingresos desde el Gobierno central, cómo conseguir más ingresos sin elevar la presión fiscal, y lograr que las cuentas de 2015 sean los presupuestos de la recuperación y del empleo; se está haciendo un esfuerzo por la eficiencia y para que los ingresos propios compensen esa bajada de dinero del Gobierno central".

Montero, quien reconoce que el presupuesto de 2015 será "muy difícil y complejo", cree que "el gran problema de la fiscalidad en España viene de la mano de la gran cantidad de figuras tributarias que existen, que hacen que sea posible una ingeniería fiscal que no contribuye a que paguen impuestos aquellos que tienen más capacidad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.