El Síndic de Greuges de Catalunya ha pedido información a la Conselleria de Salud de la Generalitat sobre la atención prestada en el CAP de Mollerussa (Lleida) y en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida a un niño de tres años que murió la semana pasada de una infección generalizada tras ser atendido en estos centros sin que se le diagnosticara nada grave.

Según ha informado este martes en un comunicado, el Síndic ha abierto una actuación de oficio para determinar si la atención médica fue adecuada.

El menor fue atendido en primer lugar en el CAP de Mollerussa, desde donde fue trasladado al Hospital Arnau de Vilanova, donde se le dio el alta; horas más tarde, debido a su mal estado de salud, su padre lo llevó de nuevo al ambulatorio de Mollerussa, donde falleció.

El Síndic ha requerido a la Conselleria de Salud información para saber si el CAP de Mollerussa disponía de servicio de pediatría en el momento de la visita, cuál fue el diagnóstico que se hizo en el ambulatorio, los motivos por los que el menor fue trasladado al hospital y la atención recibida allí y en la segunda visita en el ambulatorio —las pruebas que se le hicieron, el diagnóstico y el tratamiento—.

Asimismo, ha requerido a Salud que le haga llegar las conclusiones del expediente informativo que se ha abierto internamente para revisar la atención médica recibida por el menor y las actuaciones que la Conselleria piensa llevar a cabo a raíz de este suceso.

El pasado jueves, los Mossos d'Esquadra abrieron diligencias informativas para recabar datos sobre la muerte del niño, que falleció el día anterior, para informar al juzgado de guardia de Lleida de los últimos días de vida del pequeño, teniendo en cuenta que "resulta evidente que no es una muerte natural como tal".

Los padres, de origen subsahariano y afincados en Mollerussa desde hace varios años, llevaron al niño la tarde del martes al CAP de Mollerussa porque tenía fiebre y vómitos, y los sanitarios del centro le derivaron al Hospital Arnau de Vilanova.

El niño fue visitado en el centro y dado de alta poco después porque no se le encontró ninguna patología, aunque el médico indicó a los padres que regresaran en caso de que persistieran sus síntomas.

El miércoles por la mañana el niño había empeorado y los padres le trasladaron de nuevo al CAP de Mollerussa, donde falleció, un suceso que activó al juzgado de guardia de Lleida, que se encarga de la investigación.

Consulta aquí más noticias de Lleida.