La Policía Nacional ha clausurado una oficina de apuestas deportivas ilegales en Magaluf, en el municipio mallorquín de Calvià. El establecimiento ignoraba la normativa específica que existe en relación a los juegos de azar y de apuestas, además de la de servicios interactivos de Internet que prohíbe a este tipo de actividades utilizar los dominios ".com".

Tras las gestiones iniciales, los investigadores llegaron a localizar el local y a determinar cual era el sistema utilizado por los sujetos que regentaban el local. Una vez allí, se hallaron pruebas referentes a las tareas a las que se dedicaban, como equipos de informática, aparatos electrónicos, televisores LCD, decodificadores de señales y de Canal +, impresoras, escáneres, boletos, tiques ya marcados, boletos de propaganda, listados de los eventos deportivos sobre los que apostar, entre otros.

Todos estos efectos se hallan intervenidos y el local precintado en virtud del acta de infracción que se detalló al constatar los hechos relatados.

Dicha operación policial, denominada 'Boletus II', ha sido llevada a cabo gracias a la colaboración que el Servei de Joc de la Direcció General de Comerç i Empresa del Govern Balear y el Servicio de Control de Juegos de Azar de la B.P.P.J., de la Jefatura Superior de Policía de Balears.