Un grupo de científicos japoneses ha desarrollado unos cristales que cambian de forma en microsegundos según el tipo de luz que incida sobre ellos.

Este logro, que recoge en su última edición la revista científica Nature, puede contribuir al desarrollo de dispositivos mecánicos que incorporen estos cristales y que muevan otros objetos por control remoto gracias a los cambios en las radiaciones recibidas.

Ofrecen la posibilidad de operar a distancia sin la necesidad de que el operario tenga contacto directo

"Estos materiales fotosensibles ofrecen una posibilidad fascinante para operar a distancia sin la necesidad de que el operario tenga contacto directo" con el objeto, afirman los científicos de las universidades de Osaka City y de Kyushu.

Hasta ahora, los sistemas fotosensibles desarrollados con cristales líquidos y geles polímeros podían modificar su forma mediante las variaciones en la luz, pero los cambios tardaban varios segundos en producirse y su resultado era mucho más inestable que el de aquellos que proponen estos científicos.

Estos nuevos cristales, que tienen un tamaño de entre 10 y 100 micrometros (una millonésima parte de un metro), están compuestos por un particular tipo de moléculas que absorben la luz.

Los científicos aseguran que cuando las radiaciones ultravioletas, las emitidas por el Sol, inciden sobre uno de estos cristales, cambia su forma de cuadrado a rombo, un proceso que se invierte si sobre ese mismo cristal se proyecta una radiación electromagnética, la llamada luz visible.

"Los cristales deformados son térmicamente estables y vuelven a su forma original con la luz visible", indica el informe, que apunta que los cambios por las distintas radiaciones se producen en unos 25 microsegundos.

"Esta respuesta tan veloz es unas 100.000 veces más rápida que la anteriormente registrada en los sistemas polímeros y es comparable al tiempo de respuesta de los dispositivos piezoeléctricos", añade.