Argel sufre el azote del terror
Dos explosiones sembraron en Argel el terror. La primera hizo explosión en la sede del gobierno. REUTERS

La llamada 'Organización de Al Qaeda en los Países del Magreb islámico' ha asumido la autoría del doble atentado perpetrado el miércoles en Argel, capital de Argelia, que ha causado 24 muertos y 222 heridos según el último recuento de los servicios de Protección Civil.

Además, se ha atribuido las muertes del martes en Casablanca, donde tres terroristas volaron por los aires provocando la muerte de un policía y heridas a varios niños.

La organización jura no descansar hasta liberar la tierra del Islam desde Jerusalém hasta Al Andalus" en un comunicado divulgado en la página web utilizada por Al Qaeda.

En la misma, explica que los atentados han contado con tres terroristas, de los que además publica su foto.

Del número total de fallecidos este miércoles, 12 lo fueron en el atentado cometido contra la sede del Gobierno y 12 en atentado cometido contra una comisaría de la barriada de Bab Ezzuar.

Contra el Palacio de Gobierno

A las 10,45 de la mañana del miércoles (11,45 en España) explotó la primera bomba en Argel, que estaba adosada a un coche en el aparcamiento del Palacio de Gobierno, donde tiene sus oficinas el primer ministro, Abdelaziz Belkhadem.

 Nada más conocer la noticia, Belkhadem ha considerado este atentado como "cobarde" y criminal".

"Estos actos criminales tienen lugar en un momento en el que los argelinos buscan la reconciliación nacional y tienden su mano", añadió.

La segunda se produjo en las inmediaciones de la comisaría de Bab Ezzouar, una periferia de la capital argelina cerca del aeropuerto, que se encuentra cerca de la facultad de Ciencias y Tecnología.

Muy cerca del lugar se encuentra también la sede del Ministerio del Interior y otros departamentos gubernamentales.

Ningún español habría sido afectado, según el responsable de la Agencia de Cooperación del Ministerio de Exteriores, Jesús Maestre.

"Pensé que era un terremoto"

Las deflagraciones han producido considerables daños materiales en varios edificios de la capital.

La explosión abrió un enorme agujero en el edificio gubernamental de seis plantas, destrozando ventanas y haciendo que llovieran los escombros sobre los coches y bloques colindantes.

"Al principio pensé que era un terremoto", dijo el abogado Tahar bin Taleb. "Mi mujer me llamó momentos después llorando y gritando. Corrí a casa y me encontré con todos los espejos y cristales de la casa destrozados".

El atentado del miércoles fue el primero de magnitud en el centro de Argel en varios años.

Zapatero se solidariza con Buteflika

El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, envió el miércoles un telegrama al presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, para condenar los dos atentados.

Según fuentes del Ejecutivo, en el telegrama Zapatero se muestra "profundamente conmovido" por los atentados terroristas y le traslada a Buteflika, en su nombre y en el del Gobierno, su solidaridad y su "más firme condena".

"En estos momentos de profundo dolor, le ruego que transmita la solidaridad, el afecto y la simpatía del pueblo y del Gobierno de España a las familias de las víctimas", añade el jefe del Ejecutivo.

El Grupo Salafista para la Predicación y el Combate

Al Qaeda en el Magreb fue conocido anteriormente como el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) .

Los salafistas han proclamado en varias ocasiones a través de panfletos y por medio de internet que están dispuestos a proseguir la yihad (guerra santa), y rechazan todas las medidas de amnistía y perdón que les ha ofrecido el Gobierno argelino.

Se calcula que los efectivos de este grupo terrorista ascenderían a unos trescientos, la mayor parte de ellos desplegados en la montañosa Cabilia, donde desde el pasado 23 de marzo el Ejército argelino ha desatado una operación de rastreo con el apoyo de helicópteros de combate.

El atentado se produjo apenas unas horas después de que en Marruecos tres terroristas suicidas se inmolasen en Casablanca.