Megan L. O'Sullivan
Hasta el momento, Megan L. O'Sullivan ocupa un puesto incómodo, con decenas de fallecidos todas las semanas y rechazo de la población iraquí.

El Gobierno estadounidense busca un "zar de las guerras" para supervisar los conflictos en Irak y Afganistán, según informa The Washington Post, que indica que de momento tres generales retirados han rechazado ocupar el cargo.

La Casa Blanca busca una persona que tenga autoridad en el Pentágono, el Departamento de Estado y otras agencias gubernamentales, pero está teniendo problemas para encontrar a alguien que acepte el cargo, según dijeron fuentes cercanas a este asunto citadas por el mencionado diario.

"El tema fundamental es que no saben qué demonios hacer", dijo el general retirado de Infantería de Marina, John J. "Jack" Sheehan, uno de los tres militares a los que les ofrecieron el cargo.

Tres generales declinaron el cargo: los halcones de Cheney piensan más en cómo quedarse en la administración que en Irak

Según el diario, Sheehan dijo que el vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, y sus halcones aliados están más preocupados en quedarse dentro de la administración que en buscar una forma pragmática de salir de Irak.

"En lugar de ir allí, sufrir una úlcera y eventualmente salir, he dicho, no gracias", declaró Sheehan al diario refiriéndose a la oferta que rechazó.

Según el diario, también sonaron para el cargo los nombres del general retirado del Ejército Jack Keane y el general retirado de la Fuerzas Aéreas Joseph W. Raltston, quienes también declinaron la oferta.

Funcionarios estadounidenses indicaron que están todavía considerando diversas opciones sobre cómo reorganizar la gestión de la Casa Blanca sobre los dos conflictos y si no pueden encontrar la persona para ese cargo decidirán entonces mantener la estructura actual, señala "The Washington Post".

En la actualidad, el funcionario de más alto rango en la Casa Blanca responsable de supervisar la actuación de EEUU en esos conflictos es Meghan O'Sullivan, el segundo del asesor de Seguridad Nacional, Stephen J. Hadley, quien no tiene autoridad para dar órdenes a otras agencias o departamentos gubernamentales.

Asimismo, O'Sullivan planea dejar pronto el cargo que ocupa para dar la oportunidad a la Casa Blanca a reorganizar su política en los dos conflictos, según señala The Washington Post.