Los vecinos de cuatro barrios de Valencia están que trinan. En la Malvarrosa y San Isidro tienen los nuevos centros de salud que llevan años demandando ya construidos; sin embargo, permanecen cerrados sin dar servicio.

El portavoz de sanidad de la Federación de Vecinos, Toni Pla, denunció ayer que «representantes de la Conselleria de Sanidad nos prometieron en diciembre que el de la Malvarrosa estaría en marcha a finales de enero y el de San Isidro, entre febrero y marzo. El plazo ha pasado y ambos siguen cerrados».

Desde la asociación de vecinos de la Malvarrosa han comentado que, «aunque está casi acabado, aún quedarán un par de meses para la apertura». Mientras, acuden a uno provisional en barracones. En San Isidro, los vecinos estudian movilizaciones, puesto que el edificio lleva un mes terminado, pero cerrado.

Por otro lado, los centros de Nou Moles y Benimaclet están proyectados hace tiempo, pero en ninguno han comenzado las obras. Casilda, presidenta vecinal del primer barrio, dice: «En febrero, nos dijeron que el proyecto estaba hecho y desde entonces no sabemos nada».